España ha iniciado la reducción del stock de vivienda sin vender

stop

En las comarcas más pobladas de Catalunya la disminución ya es un hecho

15 de noviembre de 2010 (16:50 CET)

El stock de viviendas pendientes de venderse se ha estabilizado en el conjunto de España y baja en Catalunya. Esta es una de las conclusiones del informe sobre el sector inmobiliario residencial de CatalunyaCaixa dirigido por el catedrático de economía aplicada, Josep Oliver, con la participación de Eduard Mendiluce, responsable del área inmobiliaria de la entidad.

El trabajo presentado muestra, según Oliver que el comportamiento del sector “va por barrios”. En España aproximadamente un conjunto de localidades y autonomías que representan el 45% de la población ha disminuido en el último año el stock de viviendas pendientes de venderse. El descenso es de unas 9.500 viviendas. Por otra parte, en el resto del país, ha aumentado casi en la misma proporción el número de viviendas sin comprador. Actualmente, hay 938.000 viviendas pendientes de venderse, cuando en el primer trimestre de 2010 la cifra era de 937.600. Sobre el total del parque español la parte que espera comprador supone un 3,79%, una décima menos que en el primer trimestre.

Disminución de la producción

Así, mientras en 2006 se construyeron 665.000 viviendas en España, en 2010 se construirán 71.000 inmuebles y para 2011 se prevén 72.000 viviendas más.

Por lo que se refiere a Catalunya la disminución del número de viviendas sin vender es ya un hecho. Entre el primer y el segundo trimestres de 2010 el stock ha disminuido en 2.000 viviendas. Con lo que el parque se considera estabilizado y el peso de las casas sin vender es del 3,7% del total, una décima menos que en el conjunto de España.

No obstante, Oliver ha puntualizado en la presentación del trabajo que, “difícilmente se puede hablar de un mercado de la vivienda, sino de diversos mercados con comportamientos también diferentes”.

Costa mediterránea

En este comportamiento diferencial se pueden distinguir algunas pautas. Por ejemplo que las provincias situadas en la costa mediterránea, desde Andalucía a Catalunya, la cifra de pisos por vender supera el 4% del total. Algo parecido pasa en diversas provincias situadas alrededor de Madrid.

Un trazo común es que las capitales de provincia tienen porcentualmente menos pisos por vender, mientras que son las poblaciones con menos habitantes las que tienen niveles más altos de stock de vivienda.
En el caso catalán las provincias de Barcelona, Lleida y Tarragona reducieron su stock, mientras que Girona continuó aumentando la cifra de pisos sin vender. Concretamente en 19 de las 41 comarcas catalanas el stock aumentó y de estas en 15 comarcas su ratio inicial de viviendas vacías ya era superior a la media. Por el contrario, de las 14 comarcas con un nivel superior a la meda sólo en 4 hubo aumentos.

Entre las comarcas que han dejado de acumular excedentes están algunas de las más pobladas, como el Tarragonès, el Maresme, Baix Llobregat y el Barcelonès. Precisamente en el entorno de Barcelona es donde la reducción del stock es más acentuada, con lugares como L'Hospitalet y Badalona donde se está cerca del nivel de equilibrio.

Disminución a la mitad en cuatro años


De cara al futuro el informe hace una previsión. Para el conjunto de España se prevé que entre 2011 y 2015 la media de formación de nuevos hogares se situé en los 165.000, una cifra superior a la media que va desde 1978 a 1996 en que se crearon 144.000 hogares al año, pero alejada de la media de 1997 a 2009 en que gracias a fenómenos como la inmigración cada año se crearon 371.000 hogares. Este elemento, junto a la disminución de precios, entre un 15 y un 20% de media; la mejora de la capacidad adquisitiva de las familias por la recuperación del empleo, y el ahorro harán que el stock de viviendas pendientes de vender disminuya casi el 50% en España. La previsión es que pase de las 831.000 unidades de cierre de 2010 a las previstas 475.000 de 2015. Más de la mitad corresponderá a vivienda principal.

Josep Oliver volvía a relativizar el uso de datos estadísticos afirmando, al cierre de la presentación, que las previsiones no hacían suponer una mejora global del mercado dela vivienda. Así, en 2015 podría darse la paradoja de que en algunas provincias y localidades hubiese cifras importantes de viviendas por vender mientras que en otras el déficit fuese también notable.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad