España, ¿la nueva Alemania de la zona euro?

stop

INVERSORES

Mariano Rajoy con el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. EFE / Ángel Díaz

12 de febrero de 2013 (22:44 CET)

Sorprendente. Casi seis millones de parados, según la Encuesta de Población Activa (EPA) y un sistema financiero en una situación muy delicada. España no sale todavía del túnel, pero los mercados están mostrando en las últimas semanas una confianza en el país, que no se ha roto con los casos de corrupción. Y sí, según el banco de inversión Morgan Stanley, España podría ser la nueva Alemania de la zona euro. Los expertos ven un cierto cambio en el modelo económico, pero matizan las aseveraciones del banco de inversión.

En cualquier caso, y a falta de los detalles de la economía española, este martes fue un buen día para la marca España. La intervención del presidente del Banco Central Europeo, (BCE), Mario Draghi, en el Congreso, avalando las reformas en marcha del Gobierno de Mariano Rajoy; la nota de Morgan Stanley, y la buena colocación del Tesoro, con una subasta de 5.570 millones con tipos de interés inferiores a lo esperado, son buenos indicios para los analistas de mercado. Todo ello provocó la subida de la Bolsa, con un 1,9%, hasta alcanzar los 8.200 puntos. Y la prima de riesgo –el diferencial del bono español con el alemán a diez años-- bajó de los 370 puntos.

¿Lo nota el ciudadano español? No, pero sin esos datos macroeconómicos, no se podrá ofrecer una imagen de confianza, y, por tanto, será más complicada la recuperación económica, la real, la que consiga crear puestos de trabajo. Esa es la interpretación de los analistas y expertos consultados.

Modelo alemán

Lo que Morgan Stanley sugirió con su nota es que España está reduciendo los costes laborales, en parte por la recesión, pero también por las reformas del Gobierno, y, al mismo tiempo, mejoran las exportaciones. Es decir, España camina hacia un modelo económico a la alemana. A Alemania, tras la unificación, le costó diez años de sacrificios, pero ha logrado ahora una posición privilegiada en las relaciones comerciales mundiales.

Según Morgan Stanley, lo peor ya ha pasado. Y los casos de corrupción no están haciendo mella en los mercados. Para el banco de inversión, la recuperación será un hecho a finales de este año o principios del 2014.

Todos no pueden exportar a la vez

Juan Carlos Conesa, profesor de macroeconomía y mercados financieros en la UAB y la GSE, asegura que la gran batalla entre todos los países ahora se centra en ese cambio de modelo. “Pero todos los países no pueden exportar al mismo tiempo, aunque es cierto que España ha hecho un gran esfuerzo en ese sentido”. Para Conesa, los problemas de España, al margen del cierto optimismo que ha generado la buena respuesta de los mercados, sólo se pueden solucionar “con grandes acuerdos entre todos los sectores, económicos, políticos y sindicales, como hicieron los países nórdicos en los años 90”. ¿Es posible? “No lo veo, por ahora”.

Daniel Pingarrón, analista en IG, matiza las aseveraciones de Morgan Stanley, pero sí constata que se pueden impulsar políticas concretas que beneficien a España. “Se dice que España vivió por encima de sus posibilidades durante años, pero quien vive ahora muy por debajo de sus posibilidades es Alemania”.

¿En qué se traduce esa afirmación de Pingarrón? Alemania podría bajar impuestos, subir salarios, fomentar su demanda interna, que compensaría una cierta pérdida en la cuota de exportaciones, y beneficiar al conjunto de países de la zona euro, especialmente España.

Exportaciones como China


Pingarrón sostiene que decir que España puede ser la nueva Alemania no se sostiene. Sólo si se entiende esa comparación como un cambio en el modelo productivo. Es decir, España exporta bienes y servicios medios, “como China”, pero no con alto valor añadido, “como Alemania”. La comparación no es posible. Pero sí lo es que haga de su sector exportador un sector tan importante como el turístico. Y consiga, --ya lo está haciendo, pero ahora por efecto de la recesión-- un cambio en el patrón que lleve a una reducción drástica del déficit exterior.

El analista de IG, sin embargo, recuerda que el Ibex 35, en los últimos siete meses, desde que Mario Draghi anunciara que estaba dispuesto a todo para solucionar la crisis de la deuda pública, el pasado mes de julio, la subida ha sido de un 35%. Y durante este año podría subir un 20% más. ¿Es indicativo de algo? Sí, hay una tendencia, según Pingarrón, de salida del agujero negro para España.

A la japonesa

Conesa se ciñe a los acuerdos políticos y económicos. En caso contrario, “se puede ir saliendo de la crisis, pero muy lentamente, en una atonía que nos lleve a una situación a la japonesa, de casi parálisis”, asegura.

¿La solución? “Reformas de calado, en todos los ámbitos, particularmente en la administración, con el ejemplo nórdico”. ¿Futuro? Los expertos, y también los mercados, ven una salida vigorosa, pero siempre que se sepa reaccionar a tiempo.

Draghi dio ayer esperanzas, pero también dejó claro que muchos españoles están pagando un alto precio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad