España seguirá en la cola de Europa a pesar de crecer 0,8% una décima más de lo previsto, según la CE

stop

La Comisión alerta de que la inflación de disparará por el impacto de la subida del petróleo

01 de marzo de 2011 (13:08 CET)

España crecerá este año un 0,8%, una décima más de lo previsto anteriormente por la Comisión Europea. El incremento queda todavía por debajo del 1,3% que calcula el Gobierno. A pesar de ello, la economía española seguirá en 2011 a la cola de Europa.

No obstante, Bruselas pronostica que la inflación se disparará hasta el 2,4% de media anual, nueve décimas más de lo previsto en otoño, por el impacto de la subida del petróleo y de otras materias primas pero también de los aumentos de impuestos.

En contraste, la economía alemana avanzará un 2,4%, la británica un 2%, la francesa un 1,7%, la italiana un 1,1% y la polaca un 4,1%. Para el conjunto de la UE, el Ejecutivo comunitario augura un crecimiento del 1,8% -una décima más de lo previsto en otoño- y para la eurozona del 1,6% -también una décima más-.
La inflación en la eurozona se situará en el 2,2%, frente al 1,8% calculado en otoño, por encima del objetivo del Banco Central Europeo (BCE), lo que podría anticipar una subida de tipos de interés.

En el caso de España, "la demanda doméstica seguirá débil este año porque el paro continúa en máximos históricos, la construcción residencial se ajustará todavía más, el proceso de desendeudamiento de hogares y empresas continúa y el sector público restringe el gasto en consumo e inversión".

La Comisión asegura que "los progresos en la consolidación fiscal y las reformas estructurales en el mercado laboral, el sistema de pensiones y el sector bancario han tenido un impacto positivo" en el mercado de bonos españoles.

Mejora del crédito

No obstante, las condiciones de crédito para el sector privado son todavía más estrictas. Pese a todo, una disminución moderada de la tasa de ahorro de los hogares españoles desde el pico de 2009 permitirá un "crecimiento modesto" del consumo privado. También mejorará la inversión privada gracias sobre todo a la recuperación de la demanda externa.

Las exportaciones en 2011 "crecerán más rápido que lo inicialmente previsto, en línea con la mejora de los pronósticos sobre la demanda global y con algunas mejoras en la competitividad en materia de costes". Ello permitirá reducir el déficit por cuenta corriente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad