Estudiar en España no es rentable

08 de septiembre de 2009 (20:22 CET)

Tener un título universitario en España no significa necesariamente cobrar más dinero durante la vida laboral. Según el informe Panorama de la Educación, elaborado por la OCDE, la diferencia salarial entre un titulado universitario o de ciclo formativo de grado superior y un graduado en secundaria es de sólo el 32%, mientras que la media de los países de la OCDE se sitúa en el 51%.

De la misma manera, una persona que sólo ha cursado estudios primarios, sólo cobra un 47% menos que un universitario, cuando la diferencia media de los países analizados es del 73%.

Algo han tenido que ver estas cifras con el aumento del número de licenciados universitarios, que en España ha sido constante en los últimos años. Así, si en 1997, sólo el 19% de la población adulta declaraba tener estudios terciarios, en 2007 este porcentaje ya había alcanzado el 29%. Esta sobreoferta ha beneficiado a las empresas, puesto que no han tenido dificultades para encontrar talento a bajo coste.

Por otra parte el exceso de oferta, en un país cuya economía se basaba, o se basa, en el turismo y la construcción, también ha derivado en la sobrecualificación y ha hecho que muchos universitarios hayan obtenido empleos que no requieren, ni mucho menos, de estudios superiores. En consecuencia, los salarios que obtienen también son inferiores, porque cobran en función del trabajo realizado y no en base a su preparación.

Vea aquí el informe de la OCDE y la parte elaborada por España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad