Fainé aspira a lograr la presidencia de la CECA al estilo Florentino Pérez

stop

19 de abril de 2010 (10:32 CET)

Isidre Fainé quiere conquistar la presidencia de la CECA por aclamación, al más puro estilo Florentino Pérez en sus paseos militares en las elecciones del Real Madrid. El presidente de La Caixa trata de alcanzar el consejo de mañana sin la competencia del de Ibercaja, Amado Franco, o que, como mínimo, esa disputa sea meramente decorativa.

Fuentes cercanas a la votación de mañana reconocen que “tiene muy poco sentido una disputa entre dos por la presidencia con la que está cayendo y tiene que caer todavía en el mundo de las cajas. Fainé es el hombre ideal para presidir la CECA, pero una figura de su peso no se va a quemar en una batalla que no le beneficia en nada. Necesita llegar sin contestación alguna”.
Dicho de otra manera, Fainé cree que sólo tiene sentido presentar su candidatura si es para ganar de forma no ya holgada, sino incontestable. Y para eso cuenta con todos los apoyos que para muchos convierten en una sorpresa el mero hecho de que Franco siga adelante en una aventura en la que tiene muy pocas posibilidades. “Tiene mucho sentido que renuncie a la presidencia”, aseguran en una de las diez primeras cajas del país.

El Gobierno, el principal partido de la oposición, CiU y PNV apoyan abiertamente a Fainé y en el seno de muchas cajas se considera un despropósito que haya ruido de sables en el proceso electoral. Por ejemplo en Caja Madrid, cuyo presidente Rodrigo Rato –amigo personal de Fainé- está moviendo todos los palillos para que la elección del presidente de La Caixa sea un paseo militar. Exactamente en el misma línea está Braulio Medel, el presidente de Unicaja y quizá el responsable de una caja de ahorros que más está por la labor de evitar cualquier tipo de conflicto en el proceso.

“La salida de Quintás no ha sido precisamente agradable y en nada beneficiaría al mundo de las cajas otra exhibición de división. Fainé sólo se conformará si Franco se retira del proceso o si su candidatura es meramente decorativa”. Las mismas fuentes aseguran que Fainé está deseando ser el presidente de la CECA, pero no a toda costa, y que de hecho está dejando que sean sus colegas en el resto de las cajas de mayor peso del país quienes hagan la labor de lobby para dejarle el camino despejado en el consejo de mañana.

En el consejo que va a votar le elección del nuevo presidente de las cajas españolas están representadas otras cuatro entidades catalanas, además de La Caixa. Juntas, representan la quinta parte del consejo de la CECA. Se trata de Caixa Cataluña, Caixa Terrassa, Caix Manlleu y Caixa Sabadell. Todas ellas apoyan la candidatura de Fainé. Las tres últimas son las protagonistas de uno de los procesos de fusión en marcha en Cataluña para crear Unnim y la primera trabaja en el proyecto de integración con las cajas de Tarragona y Manresa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad