Fainé crea el mayor banco español

stop

Caixabank absorbe Banca Cívica a 1,97 euros por acción, el 11% menos que el último cierre. Pagará 1.000 millones en papel. La entidad resultante supera a BBVA y Santander

Ismael García Villarejo

- El presidente de La Caixa, Isidro Fainé, tras realizar el tradicional toque de campaña en la Bolsa de Madrid que marca el inicio de cotización en la Bolsa española de CaixaBank
- El presidente de La Caixa, Isidro Fainé, tras realizar el tradicional toque de campaña en la Bolsa de Madrid que marca el inicio de cotización en la Bolsa española de CaixaBank

26 de marzo de 2012 (19:01 CET)

Isidro Fainé ya es el mayor banquero español. El consejo de Caixabank ha aprobado la absorción de Cívica en una operación que supone valorar a la entidad liderada por Enrique Goñi y Antonio Pulido por debajo del cierre de la cotización del viernes, concretamente el 11% menos --los títulos han estado suspendidos durante el lunes-- y en un 71% de su capitalización: 1.000 millones por el 100% del capital. En la salida a Bolsa se tasó en 1.410 millones, a 3,4 euros por acción.

El ladrillo que los encargados de auditar Cívica para La Caixa han encontrado enquistado en balance ha tirado a la baja el precio final. En la sede corporativa barcelonesa calculan que la digestión requerirá provisiones de unos 700 millones y la absorción se realizará sin ningún esquema de protección (EPA), es decir, sin ayudas públicas.

El grupo fruto de la alianza de Caja Navarra, Cajasol, Caja Burgos y Caja Canarias dio el sí a primera hora de la tarde. Coincidiendo con el cierre de los mercados en España, Fainé reunía a los suyos para cumplir el último trámite de la operación. El sí del consejo de la entidad catalana llegaba sin sorpresas.

La operación se realizará sin inyección de capital y Caixabank tomará el control de Cívica mediante el canje de acciones. Fainé y el consejero delegado de Caixabank, Josep Maria Nin, han peleado hasta el último momento para lograr un precio más ajustado aún al propuesto el viernes: su intención es minimizar el impacto para el accionista del banco catalán, pero los de Cívica tendrán, a cambio, títulos del primer grupo financiero español.

La alternativa para Cívica era admitir al Banco de España que no tenía ni socios ni los mecanismos para aportar los 2.000 millones de capitalización extraordinaria que le requiere el Gobierno mediante el decreto de saneamiento. La caída del valor de la acción estaba servido bajo ese planteamiento, según los analistas bursátiles.

Por encima de BBVA y Santander

La nueva Caixabank superará al BBVA de Francisco González (primero en el podio tras comprar Unnim) y al Banco Santander de Emilio Botín. Los activos gestionados por La Caixa ascienden a 345.000 millones de euros. Superará de este modo el tamaño del balance que tienen en España BBVA y Santander, con 339.000 millones de euros, aproximadamente cada uno.

Fainé controlará una entidad con 6.590 oficinas, 32.700 empleados y cerca de 14 millones de clientes. Para La Caixa, la operación supondrá ganar cuota de mercado en Navarra, Andalucía y Canarias --la zona oscura del banco catalán--, y hacerse con un amplio paquete de participadas cuya venta le generará unos ingresos que contribuirán a financiar parte de la operación.

Por la puerta grande

Con esta compra, Caixabank entra por la puerta grande en la reconfiguración del sector financiero español, ya que hasta ahora sólo había encarado dos operaciones menores: la absorción de Caixa Girona y la compra de los activos de Bankpime, que subsanó en un tiempo récord.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad