Fallece José Barea, el economista que se enfrentó a Aznar

stop

ORTODOXIA ECONÓMICA

 José Barea, en una imagen de 2009./EP

07 de septiembre de 2014 (17:52 CET)

José Barea, director de la Oficina Presupuestaria del Gobierno, con José María Aznar, ha fallecido a los 91 años. Barea, un economista incómodo, autor de proclamas como éstas: “Yo no me dejo manipular ni ahora ni nunca”, ha seguido ofreciendo su visión de la economía española hasta el último momento, siempre alejado de las proclamas que dictaba el Ejecutivo español de turno.

Es julio de 1996. Y Barea deja claro que las pensiones no pueden actualizarse al ritmo que crece el IPC. El escándalo es enorme, y se acusa al Gobierno del PP de utilizar un doble lenguaje, aprovechando a Barea como punta de lanza para aplicar una política económica liberal. Pero Barea sostenía lo que él creía necesario para el país, al margen del Gobierno. La prueba es que no continuó en el cargo en la segunda legislatura de José María Aznar.

Palos al PP y al PSOE

Barea insistía en aquel momento en que la subida de las pensiones, respecto al IPC, de forma continuada, “puede poner en peligro la viabilidad del sistema”. Sus afirmaciones chocaban de lleno con el compromiso del Gobierno del PP de garantizar por ley el poder adquisitivo de las pensiones. Barea iba más allá, al recomendar que “cada trabajador se haga un fondo privado de pensiones”.

El economista advirtió también del déficit exterior de España, antes de que explotara la crisis de 2007 y 2008. Y criticó con dureza al presupuesto de 2009, con José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno, al entender que no era el apropiado para buscar un cambio en el modelo productivo, que se había basado en exceso en la demanda interna a través del endeudamiento.

Enfrentamiento con Rato

Barea fue, por tanto, un incordio para todos los gobiernos, de distinto signo, al insistir en unas recetas que no eran populares, pero que buscaban el saneamiento de la economía española. De hecho, el enfrentamiento con el Gobierno en el que participó llegó pronto, porque ya en 1999, tras dos años participando en el diseño del presupuesto, el Ejecutivo de José María Aznar le apartó de ese cometido, sin aportar muchas razones. Su informe en aquel momento, cuestionando las cifras que ofrecía el equipo económico del Ministerio de Economía, había enfurecido al vicepresidente y ministro Rodrigo Rato.

Y, todavía en enero de este año, en 2014, Barea incidía en que el Gobierno del PP no podía decir alegremente que España salía de la crisis, constatando la debilidad de la situación económica, apostando por mejorar la administración de los recursos y restringir el gasto en el sector público.

Carrera pública

Miembro de la Real Academia de Ciencias Políticas y Morales de Madrid, y de la Academia de Ciencias Económicas y Financieras de Barcelona, el catedrático y profesor emérito de la Universidad Autónoma de Madrid había dedicado toda su carrera profesional a la Administración, la universidad y la empresa pública.

Entre otros cargos, además de ser el responsable de la oficina presupuestaria del Gobierno de Aznar, fue secretario de Estado de Presupuesto y Gasto Público, y secretario de Estado para la Seguridad Social.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad