Ferrán y Pascual, a un paso del juzgado por “apropiación indebida”

stop

PRESIDENTE, Y VICEPRESIDENTE DE LA CEOE

Gonzalo Pascual y Díaz Ferrán

19 de agosto de 2010 (13:32 CET)

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán y su socio, Gonzalo Pascual, están a un paso de tener que justificar su actuación en la crisis de Marsans ante el juez. De momento, la inspección de Trabajo ha recomendado que se abran diligencias por apreciar indicios de delito, concretamente "apropiación indebida".

El presidente de la patronal se enfrenta, entre otros cargos al de “apropiación indebida” de las cuotas de la Seguridad Social, por lo menos de los trabajadores de la sociedad Tiempo Libre. Dicho en otras palabras, según el acta de la inspección de trabajo, la empresa habría descontado las cuotas obreras a la seguridad social pero no las habría ingresado. Además, no habrían pagado a unos 2000 empleados los sueldos desde noviembre de 2009 cuando Ferrán y Pascual eran propietarios de Marsans hasta el 10 de junio pasado en que vendieron la sociedad.

Existen otras acusaciones como la de no proporcionar ocupación efectiva o abandono de los centros de trabajo al no garantizar la salubridad y la limpieza. La novedad es que Inspección ha apreciado delito y ha pasado el tema al fiscal.

Que Ferrán y Pascual, presidente y vicepresidente de la patronal CEOE , puedan verse ante el juez junto al comprador del grupo, Ángel de Cabo, es una posibilidad cada vez más cercana. Si eso pasa, los dirigentes patronales pueden ver como se reabre el proceso de críticas soterradas en la organización que dirigen. No obstante, la experiencia indica que Ferrán tiene mucho aguante y que en los plenarios difícilmente los empresarios dicen lo que afirman en privado.

Deudas e impagos

Todo empezó en diciembre de 2009. Justo después de varios meses de problemas un juez británico prohibió a la aerolínea Air Comet, de Ferrán y Pascual, vender billetes y le embargó 13 aviones. ¿El motivo?, impago de 25 millones a un banco alemán. El cierre supuso dejar en tierra 15.000 viajeros con billetes.

En marzo de 2010 la Dirección General de Seguros decretó la disolución de la empresa Seguros Mercurio, también propiedad de Ferrán y Pascual. El argumento: grave situación patrimonial y de liquidez de la sociedad.

Un mes más tarde la Asociación Internacional de Aerolíneas (IATA), dio un mazazo a Viajes Marsans al retirarle la facultad de vender billetes de avión a causa de los retrasos en el pago de un aval de 20 millones necesario para emitir billetes.

En junio de 2010 Pascual y Díaz Ferrán venden Marsans al empresario Ángel de Cabo, un conocido desguazador de empresa, por unos 600 millones. Antes, unos 8 proveedores habían solicitado el concurso del grupo. El 25 de junio, los nuevos dueños de Marsans presentan concurso voluntario de acreedores y la administración concursal interviene.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad