Fiat promete mantener las plantas alemanas de Opel

stop

Sin título

04 de mayo de 2009 (19:06 CET)

El ministro alemán de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, ha afirmado que el fabricante automovilístico Fiat ha prometido mantener las plantas de ensamblaje de Opel si finalmente la marca italiana compra la automotriz alemana.

Guttenberg ha hecho estas declaraciones tras haberse reunido con Sergio Marchionne, presidente de Fiat, quien ha calculado que para apuntalar la maltrecha filial alemana del gigante norteamericano General Motors (GM) se necesita una cantidad de entre 5.000 y 7.000 millones de euros.

El representante alemán ha afirmado que el plan que ha diseñado Fiat para comprar Opel, que afecta a todas las marcas de GM en Europa, es “interesante”, aunque deberá someterse a una valoración exhaustiva. La oferta de la marca italiana contempla el mantenimiento de la totalidad de las fábricas de Opel en Alemania, aunque es posible que la factoría de motores y de componentes de la firma alemana en Kaiserlautern no esté incluida en el proyecto.

Guttenberg ha recalcado, además, que se seguirán barajando otras opciones para sacar adelante a la debilitada Opel. El objetivo es encontrar "un inversor que garantice una seguridad a largo plazo y presente un concepto que permita materializarse, y no sea sólo algo para unos meses", según el ministro de Economía alemán. Por su parte, la cancillera alemana, Ángela Merkel, ha admitido que está dispuesta a conceder garantías estatales, aunque matizó que deben ir ligadas a la viabilidad en el futuro de la compañía y a que Opel encuentre un nuevo socio.

El presidente de Fiat ha hecho pública su intención de separar la división de automóviles de Opel y fusionarla con Chrysler y con el negocio europeo de GM. Marchionne ha declarado al rotativo económico británico Financial Times que el objetivo es crear una sociedad anónima que ensamble entre seis y siete millones de coches al año y se convierta en el número dos del mundo después de Toyota. Según sus planes, esa fusión debe realizarse a finales de mayo y no conllevará el cierre de ninguna planta alemana. Sin embargo, Financial Times ha advertido de que podrían perderse cerca de 9.000 empleos en Europa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad