Filmax: tiempo muerto para evitar el concurso

stop

02 de abril de 2010 (13:03 CET)

La piratería digital y también una expansión quizás desorbitada, han puesto contra las cuerdas a la productora y distribuidora cinematográfica Filmax, de capital 100% español, presionada por la banca y con la insolvencia como espada de Damocles.

La empresa, controlada en un 57,2% por la familia Fernández, se someterá a una cura de adelgazamiento de su tamaño tras haber buscado esta semana la protección del juez. Filmax se ha acogido a la figura del aviso de concurso de acreedores, que le da hasta 120 días de margen para renegociar con la banca sin que ninguno de los acreedores pueda instarla a suspender pagos. Si en ese plazo no hay acuerdo, quedará abocada al concurso. La banca copa la práctica totalidad de los 110 millones de euros de deuda.

La reestructuración supondrá un recorte de empleo que puede afectar a entre 60 y 70 personas sobre los 300 actuales del grupo, y también una reorganización del negocio. Esta pasa por ceder en outsourcing (subcontratación a otra empresa) la actividad de distribución de vídeo, por dejar bajo mínimos la distribución de cine y por acelerar la producción propia para cine y televisión con visión internacional. Así lo explicó Carlos Fernández, responsable financiero de la empresa y hermano de Julio Fernández, presidente y uno de los empresarios de peso del cine. "Batallamos para sacar adelante la compañía y confiamos en lograrlo", añadió.

El grupo -participado por fondos públicos, gallegos, valencianos y catalanes y que perdió, en 2008 perdió 20,75 millones de euros- ya renegoció su deuda con 41 entidades hace un año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad