Fin a la huelga

stop

Sin título

19 de agosto de 2009 (10:49 CET)

El conflicto ocasionado por la decisión de Spanair de trasladar a sus trabajadores de Palma a Barcelona ha llegado a su fin. La asamblea de trabajadores de Spanair aprobó este martes con 117 votos a favor, 43 en contra y siete abstenciones la última propuesta de la empresa, que plantea una indemnización para aquellos que rescindan voluntariamente sus contratos de 20 días por año trabajado más 750 euros lineales por año trabajado durante un máximo de doce mensualidades, mientras que pagará 4.000 euros brutos a los empleados que se trasladen a Barcelona.

De este modo, las principales novedades de la última propuesta de la aerolínea son los 750 euros lineales de indemnización, que beneficiará, sobre todo, a aquellos trabajadores que hayan cobrado menos de 18.000 euros brutos anuales, y los 1.000 euros brutos más para el pago de la mudanza que los propuestos inicialmente.

Otra de las novedades es que en caso de que Spanair aplique otro ERE en los próximos meses, los trabajadores de Palma que se hayan trasladado a Barcelona serán los últimos que se vean afectados por esta medida, mientras que, a su vez, las indemnizaciones que se acuerden en este ERE serán aplicables a los empleados que hayan rescindido voluntariamente sus contratos. Mientras, las personas que se trasladen tendrán un plazo de cuatro meses para decidir si se quedan en Barcelona o se arrepienten y rescinden sus contratos, por lo que tendrían derecho a las indemnizaciones pactadas.

Así se pone fin a la huelga indefinida iniciada el pasado 7 de agosto y llevada a cabo durante todos los lunes y viernes de la semana, lo que ha supuesto un total de cuatro jornadas de movilización.

Por tanto, tras este acuerdo la Dirección General de Trabajo del Ministerio ya no se tendrá que pronunciar, tal como debía hacer mañana por la mañana, sobre la petición de los trabajadores, avalada por el Govern, de aplazar los traslados de los 480 empleados por un periodo máximo de seis meses, con el fin de que las negociaciones derivasen en un ERE.

De este modo, la presidenta del Comité de Empresa, Eva Marín, anunció la desconvocatoria de la huelga indefinida y añadió que tampoco se interpondrá un conflicto colectivo. No obstante, apuntó que los trabajadores que no estén de acuerdo con lo aprobado, podrán presentar una demanda judicial a título individual, con el objetivo de que un juez determine si se han vulnerado sus derechos.

Tras admitir que el acuerdo "no es tan malo como esperábamos, ni tan bueno, porque siempre se podría haber mejorado", Marín destacó que se han mejorado las condiciones económicas, tanto de quienes se trasladan, como de los que rescinden sus contratos, si bien algunos de los trabajadores descontentos con lo aprobado increparon a la presidenta del Comité con gritos, como "vendidos" o "¡qué vergüenza!".

"Ni vencedores ni vencidos"
Por su parte, el director de Relaciones Externas de Spanair, Jordi Juan, declaró a Europa Press que en este acuerdo "no hay vencedores ni vencidos", debido a que, a su juicio, ambas partes "han conseguido lo que querían", teniendo en cuenta que los trabajadores han "mejorado" sus condiciones económicas, mientras que la aerolínea "se asegura su objetivo prioritario, que era que los primeros trabajadores de Servicios Generales de Palma estuvieran en Barcelona el 15 de septiembre".

Tras el acuerdo, Marín apuntó que los plazos de los traslados se mantienen, si bien se han adelantado las fechas en las que los trabajadores deben comunicar a la empresa si se van a Barcelona o rescinden sus contratos.

De esta manera, aquellos que se trasladen entre el 14 de septiembre y el 13 de octubre deben avisar antes del 31 de agosto, mientras que quienes se vayan entre el 1 y el 21 de marzo deben notificarlo antes del 31 de octubre. Por su parte, indicó que hay un pequeño grupo del área de mantenimiento que todavía no se ha determinado la fecha de su traslado, si bien a estos trabajadores se les notificará antes del 31 de enero de 2010, una vez se haya construido el nuevo hangar de Spanair en la T1 de Barcelona.

Trámites de la mudanza
El acuerdo también contempla que para los trabajadores que se trasladen a Barcelona, la aerolínea se compromete a facilitarles una Agencia de API para que gestione la compra o el alquiler de una vivienda en la ciudad Condal, así como la venta o el arrendamiento de su piso en Palma.

Asimismo, la compañía se pondrá en contacto con la Generalitat y los colegios de Barcelona para poder escolarizar a los hijos de los empleados que se trasladen quienes, a su vez, tendrán cuatro días retribuidos para que puedan gestionar los trámites de búsqueda de vivienda y los centros escolares. Asimismo, se les pagará dos billetes de ida y vuelta y tres noches de hotel para que puedan hacer sus gestiones en la capital catalana.

Respecto a la mudanza, los trabajadores pueden optar porque sea Spanair la que se haga cargo de todos los gastos, o bien, recibir un pago de la aerolínea de 4.000 euros brutos. Además, Marín reveló que se va a intentar, aunque "aún no está cerrado", que estos empleados tengan gratis entre 8 y 20 billetes de avión, así como 21 meses de billetes para quienes rescindan sus contratos.

La presidenta del Comité de Empresa recalcó que pese a que ha sido una asamblea "difícil", se ha intentado "mejorar las condiciones de la media del colectivo de Servicios Generales", si bien admitió que los menos beneficiados serán los trabajadores que hasta ahora cobraban más de 18.000 euros brutos anuales.

En esta línea, el acuerdo prevé una indemnización lineal de 750 euros por año trabajado durante un tope máximo de 12 mensualidades, por lo que sólo cobrarán esta cantidad aquellos que hasta ahora percibiesen los sueldos más bajos, mientras que la cifra irá disminuyendo en la misma medida en la que aumenten los salarios. Por otra parte, reconoció que lo que no se ha conseguido es que se reconozca la antigüedad de los trabajadores, a la hora de pactar las indemnizaciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad