Fincas Corral opera desde una nueva sede tras sufrir un embargo

10 de junio de 2009 (10:48 CET)

La historia de Fincas Corral sigue sin parar. Hace muy poco un juzgado de lo Social de Sevilla declaraba a la sociedad en paradero desconocido. Pero la sociedad, a pesar de las vicisitudes por las que pasa continua funcionando, o por lo menos esto es lo que afirma El Economista.

El último capitulo de la historia judicial fue, precisamente el embargo realizado por la Seguridad Social sobre los bienes de Fincas Corral en la que era la sede de la compañía, situada en Rambla de Cataluña, junto a la ronda Universidad de Barcelona. En aquel lugar la Seguridad Social ejecutó deudas por impago de cuotas laborales que databan de cuando la empresa estaba presidida por Calixto Corral.

El diario económico afirma que la sociedad que preside Josep Xicola, opera desde una nueva sede en el número 161 de la avenida de Madrid, en Barcelona, y que el cambio ha permitido al presidente de la empresa de soslayar los requerimientos judiciales por deudas que suman unos 47.000 euros.

Ante la imposibilidad de localizar la sede de Fincas Corral los órganos judiciales han declarado en paradero desconocido la empresa, aunque según un grupo de ex empleados de la sociedad, Xicola seguiría actuando de forma que simularía comprar empresas que no registra a su nombre y que antes descapitaliza.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad