Fitch rebaja el rating a Portugal y el Ibex baja

stop

24 de marzo de 2010 (13:22 CET)

Este miércoles, Fitch ha revisado a la baja el rating de la deuda a largo plazo de Portugal, que ha pasado de “AA” a “AA-”. Puede que sólo sea un hecho aislado, pero los inversores interpretan la decisión de la agencia anglo-americana como la primera de varias, y temen que España sea la siguiente en la lista. De poco ha servido, pues, que Moody’s mantuviera la máxima calificación para la deuda española hace nueve días. Por esta razón, la desconfianza se ha apoderado de las bolsas europeas, especialmente del Íbex 35, que ha cerrado con números rojos.

"Un considerable 'shock' fiscal, junto con el escenario de fondo de una relativa debilidad macroeconómica y estructural, ha reducido la solvencia de Portugal", apuntó el analista de Fitch Douglas Renwick. No obstante, Renwick precisa que, a pesar de que Portugal no se ha visto desproporcionadamente afectado por la crisis, las perspectivas de recuperación de su economía son más débiles que las de los demás países de la eurozona, lo que supone una presión añadida sobre sus cuentas públicas.

De hecho, la rebaja de la calificación refleja la negativa evolución presupuestaria en 2009, cuando el déficit general del Gobierno alcanzó el 9,3% del PIB, frente al 6,5% previsto por Fitch en septiembre. "Esto ha aumentado de manera significativa la escala del desafío fiscal para estabilizar y reducir la deuda en el medio plazo. El Gobierno tendrá que aplicar importantes medidas de consolidación a partir del año próximo, además del plan de estímulo fiscal de este año, para lograr un déficit del 3% en 2013", indicó Fitch. "Si esto se consigue, la deuda pública con respecto al PIB se situará en el 90% en 2013", añade.

Por otro lado, la agencia considera "creíble" en general el plan de consolidación fiscal anunciado la semana pasada por el Ejecutivo portugués, que incorpora un importante ajuste en el gasto y "razonables" proyecciones macroeconómicas, aunque apuntó que en los últimos años de las mismas (2012-2013) existen riesgos significativos por lo que advirtió de que si se produce un mal resultado fiscal y/o económico en 2010 y 2011 se reflejaría en nuevos recortes de la nota.

Con este diagnóstico, las bolsas han reaccionado a la baja, aunque al final el Ibex, el principal índice español, ha sido el único que ha cerrado la jornada con una caída del 1,2%, arrastrado sobre todo por los bancos. El Santander ha cedido un 2,5%, el Sabadell, un 2,4%, mientras que el BBVA perdió un 1,4%.

En Europa, el Footsie de Londres y el CAC de París han recuperado un 0,1% y el Dax ha subido un 0,4%.

También el euro ha sufrido la rebaja de rating a Portugal y su cotización ha caído a 1,33 dólares, el nivel más bajo desde mayo de 2009. Los expertos creen que puede despedir el año en el entorno de los 1,25 dólares.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad