Fitch sí valora la solidez de la banca española

stop

16 de octubre de 2009 (14:24 CET)

Opiniones cruzadas entre las agencias de calificación. Si Moody's daba la voz de alerta esta semana sobre los riesgos del sistema financiero español, Fitch Ratings le ha dado su voto de confianza al asegurar que la gran banca española mantendrá "buenos resultados" a pesar de los retos que afronta. Fitch justifica esta valoración apoyándose en que la banca ha absorbido fácilmente el deterioro de los créditos y ha sido capaz de mantener una buena rentabilidad operativa gracias a su diversificación y nichos de actividad. 

El enfoque sobre la banca minorista, la prudente regulación y su limitada exposición a los productos estructurados y complejos son las tres razones que aduce Fitch para otorgar esta valoración a la banca española.

La fuerte subida del paro y la elevada exposición al mercado inmobiliario de las entidades financieras, han tenido repercusiones sobre los ingresos y la calidad crediticia, lo que ha afectado a la rentabilidad de los bancos en el primer semestre de 2009. 

Fitch destaca en este sentido que las cajas de ahorros pequeñas y medianas han sufrido una fuerte caída en la rentabilidad operativa en los seis primeros meses del año, y vaticina que "seguirán sufriendo una fuerte presión", debido a los menores ingresos y los costes del crédito, aunque algunas instituciones "se mantendrán bien".

A su parecer, el principal reto al que se enfrenta el sector financiero en España es el acentuado deterioro de la calidad de activos debido a su exposición al ladrillo, aunque también podrían sufrir la presión del bajo nivel de tipos de interés, la necesidad de reequilibrar sus estructuras financieras hacia los depósitos de la clientela, y de reforzar los niveles de capital de algunas entidades.

Los grandes, en una fuerte posición, según Fitch
Para Fitch, Santander y BBVA afrontar el difícil escenario desde una fuerte posición. Su enfoque en la banca minorista y diversificación internacional sostienen ingresos recurrentes que, junto al control de costes y la gestión del riesgo, les han permitido absorber el deterioro de la calidad de activos en España, América Latina y Estados Unidos.

"Aunque las presiones sobre los resultados persistirán, los bancos deberían ser capaces de seguir registrando una buena rentabilidad, teniendo en cuenta su masa crítica en los mercados principales", argumenta la agencia de calificación crediticia.

Por otro lado, Fitch destaca que la fuerte correlación de sus resultados con la evolución de la economía española presionará los resultados de La Caixa, Caja Madrid, y Popular, afectados por su exposición al sector inmobiliario, el bajo precio del dinero y la recesión. "Sin embargo sus reservas genéricas y eficiencia ayudará a a aliviar la presión sobre sus resultados", considera.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad