Francesc Homs, Jordi Vilajoana y Joan Clos conocieron las  "irregularidades" del Palau en el 2002

Sin título

21 de septiembre de 2009 (12:41 CET)

El consejero de Cultura de la Generalitat, en el año 2002, Jordi Vilajoana; el consejero de Economía en aquel tiempo, Francesc Homs, y también el alcalde de Barcelona, Joan Clos, conocían o debieron conocer algunas de las irregularidades de la gestión de El Palau de la Música Catalana.

El síndico mayor de la Sindicatura de Comptes, Joan Colom, se ha referido al caso Millet en una entrevista en Els matins de Catalunya Ràdio. Colom ha asegurado que la Sindicatura de Comptes redactó en el 2002 un informe donde alertaba al gobierno de las irregularidades existentes en el Palau de la Música.

El documento se refería a los ejercicios contables de los años 2000 y 2001 y según Colom, este informe estaba en manos del entonces conseller de Economía, Francesc Homs; del de Cultura , Jordi Vilajoana y del alcalde de Barcelona en aquel tiempo, Joan Clos.  También se envió copia del informe al presidente de la entidad, Fèlix Millet, que respondió por escrito afirmando que tomaba nota de las conclusiones.

En la retahíla de anomalías, el informe detectaba, por ejemplo, gastos y pagos realizados por el consorcio que no habían sido autorizados por el patronato. En estos gastos, además, no constaba la descripción de los servicios realizados, sino que la explicación se reducía a frases ambiguas. También se detectaron irregularidades en las mensualidades del personal de la sala del Palau.

El informe de la Sindicatura advierte de que el proceso contable de la institución era "excesivamente complejo"  y alertaba sobre la falta de un inventario respecto del inmovilizado material propio, la falta de una memoria explicativa de las cuentas anuales y una diferencia de 31 millones de pesetas entre la declaración de operaciones con terceros y las propias cuentas finales.

A última hora de la mañana del lunes, el ex consejero de Cultura, Jordi Vilajoana,reconoció que su departamento no realizó en su día un seguimiento estricto de las cuentas del Palau de la Música porque "la fundación del Palau tenía resultados positivos, y en el entorno de problemas económicos en el que nos movíamos, ese hecho nos hizo bajar la guardia". Sin comentarios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad