Fuerte caída de beneficios por segundo año en Caixa Catalunya, en plena reconversión

stop

El resultado baja un 59,1% hasta los 79,2 millones

08 de marzo de 2010 (13:49 CET)

Caída importante de los beneficios en una entidad en plena reconversión. Con este titular se podría resumir un año de operativa de Caixa de Catalunya. Los beneficios han bajado de forma espectacular, un 59,1% respecto a 2008 hasta los 79,2 millones. Y lo que no es menos llamativo: el margen de intereses, es decir, la diferencia entre lo que paga la entidad por los depósitos y lo que cobra por los créditos, bajó un 7,2%, de acuerdo a los datos hechos públicos por su director general, Adolf Todó y su presidente, Narcís Serra.

La entidad ha hecho un esfuerzo muy importante para prevenir los efectos de la morosidad en las cuentas futuras. Así, las dotaciones efectuadas han sumado la importante cifra de 536,6 millones, de los que 186 son dotaciones voluntarias. Por tanto la cobertura de posibles insolvencias se sitúa por encima del 100%.

Un aspecto clave en la solvencia de la entidad que preside Narcís Serra es el incremento del llamado Core capital, que se sitúa en el 5,5%, una décima por encima del nivel que tenía en 2008.

Para conseguir estos resultados la entidad ha puesto en marcha una política de fuerte reducción de los gastos de explotación, que han bajado un 4,9% en conjunto, que se desglosan en una reducción del 0,7% en gastos de personal y en un 13,7% de reducción de gastos generales. Concretamente, la plantilla se redujo el año pasado en 150 personas y el número de oficinas en 47. Con todo ello la ratio de eficiencia se ha mejorado en más de un punto, pasaron de 50,9% a 49,6%.

La morosidad de clientes se queda en el 5,3, el mismo nivel que tenía en 2008. No obstante, durante el ejercicio pasado, la entidad de ahorros ha realizado una intensa tarea de captación de nueva clientela, que ya supera los 3,36 millones, y un esfuerzo por fidelizarlos. Este esfuerzo ha tenido un coste, concretamente 580 millones de reducción del margen de explotación.

Otro elemento destacable es la reducción en la concesión de créditos. Caixa Catalunya concedió en 2009 un 4,6% menos que el año anterior, de por si poco generoso. En concreto, los créditos personales han sido los que ha registrado una mayor reducción, del 9,8%.

   El negocio de seguros creció un 15,8% en 2009, y la caja prevé ingresar unas plusvalías de 350 millones por la venta del 50% a Mapfre, que fue anunciada el viernes, y con la que la entidad prevé mejorar la solvencia --en 70 puntos básicos; 60 puntos básicos en lo referente a 'core capital'--, destacó Todó.

En este contexto, y para afrontar los retos presentes y futuros, Narcís Serra, situó la fusión de Caixa Catalunya con Caixa Manresa y Tarragona en la "necesidad de racionalización de los sistemas financieros de todos los países". En estos momentos, el plan de integración está siendo estudiado en la Unión Europea, señaló Serra, con negociaciones "muy avanzadas" entre Banco de España y UE.
   Argumentó que pese al retraso de la autorización del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), la fusión se está realizando en "tiempo récord" en comparación con otras, y prevé obtener 1.315 millones de este fondo. El calendario pasa por cerrar la fusión en el primer semestre, aunque aplicaciones como la reestructuración de los órganos de gobierno pueden alargarse hasta otoño.

En lo referido a obra social, la cifra global correspondiente al año 2010 sumará 40,5 millones, de los que el 60% se dedicarán a actuaciones vinculadas especialmente con aspectos sociales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad