General Motors vende Saab a un fabricante de coches deportivos sueco

stop

Sin título

16 de junio de 2009 (11:39 CET)

General Motors ha alcanzado un principio de acuerdo para vender Saab a la empresa sueca de súper deportivos Koenigsegg. El gigante de Detroit, en suspensión de pagos por su delicada situación financiera y asfixiado por las deudas, continúa con esta transacción el proceso de venta de los activos y marcas menos rentables para sobrevivir a la crisis.

Por los mismo motivos, General Motors, que también ha dejado marchar a su filial europea Opel tras venderla a la canadiense Magna, se deshizo hace unas semanas de la marca de todoterrenos Hummer, que pasará ahora a manos de capital chino.

La operación entre GM y Koenigsegg incluye una línea de financiación de 600 millones de dólares (435 millones de euros al cambio actual) concedida por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), y que cuenta con el aval del Gobierno sueco. Además, las dos partes también proporcionarán apoyo financiero a Saab para sus operaciones y sus programas de inversión en productos. La firma sueca mantiene los planes de lanzamiento de los automóviles en fase de desarrollo.

Según el acuerdo propuesto, General Motors mantendrá el suministro a su ya ex filial sueca tecnología durante un período de tiempo prefijado. Además, la firma escandinava mantiene sus planes para fabricar la nueva generación del modelo 9-5 en la planta de producción de Trollhaettan en Suecia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad