GM busca un socio mayoritario para Opel

stop

Saab, regalada

Sin título

20 de abril de 2009 (13:09 CET)

El consorcio automovilístico estadounidense General Motors planea deshacerse de una parte de la participación mayoritaria que posee en su filial alemana Opel sin recibir ningún pago por ello, aunque indicó que invertirá directamente en la nueva compañía formada por sus operaciones europeas, según el diario 'Financial Times'.

La iniciativa se enmarca en las conversaciones que está manteniendo el consorcio norteamericano con más de seis grupos financieros e industriales para que adquirieran una participación en la división europea del conglomerado con sede en Detroit (Michigan). Al mismo tiempo, dejar la posición dominante en Opel facilitaría la aportación económica del estado alemán, reticente ahora a poner dinero en una empresa de la que no tendría el control.

Los trabajadores y sindicatos europeos han manifestado su conformidad con la escisión de Opel de General Motors, siempre que ello implique el mantenimiento de la mayor parte de las plantillas. Recordar, por ejemplo, que en España, la planta de Figueruelas, en Zaragoza, ha accedido a un aval del gobierno de aquella autonomía valorado en unos 200 millones. La condición es que General Motors fabrique el Meriva en la planta zaragozana.

Solución en una o dos semanas


La semana pasada el nuevo presidente de General Motors,, Fritz Henderson, señaló que su empresa espera que uno de estos posibles compradores de su división europea firmen una declaración de intenciones en las próximas dos o tres semanas.
Según las fuentes consultadas por 'Financial Times', General Motors, podría haber solicitado a un inversor el pago de 500 millones de euros en capital que se inyectarían directamente en Opel/Vauxhall. General Motors, se ha comprometido a invertir 3.000 millones de dólares en una nueva compañía formada por sus operaciones europeas, en la que Opel abarcará la mayor parte. Asimismo, la empresa ha solicitado 3.300 millones de euros en créditos públicos para esta nueva corporación, que tendrá su sede en Alemania.

General, Motors, podría mantener una participación minoritaria en esta nueva empresa, aunque está estudiando diferentes opciones, como la posibilidad de que los empleados sean los propietarios de una parte del capital, lo que mantendría a la corporación estadounidense como el mayor accionista individual.

Por otro lado, el grupo automovilístico tiene intención de deshacerse de su filial sueca Saab, que se encuentra en situación de suspensión de pagos desde el pasado mes de febrero, por una pequeña cantidad de dinero o sin recibir remuneración con el fin de finalizar la escisión de la marca.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad