Goirigolzarri: “Tuvimos que partir de cero"

stop

El presidente de Bankia declaró ante el juez durante casi tres horas

Presidentes de las cajas que forman Bankia

22 de febrero de 2013 (10:41 CET)

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha comparecido como testidgo ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu por la investigación de la fusión y salida a bolsa de la entidad bancaria. Goirigolzarri ha asegurado que tuvo que "partir de cero" en relación con los planes de su antecesor, Rodrigo Rato.

"Seguir negando la realidad no llevaba a ningún lado, no se puede ir detrás de la curva, hicimos un ejercicio de realismo que hoy nadie cuestiona", señaló el presidente de Bankia, según fuentes judiciales.

Ausencia de políticos en el Consejo

Durante casi tres horas defendió este jueves el plan que precisó de ayudas públicas de 17.959 millones de euros. Además, destacó ante el juez que en la actualidad no hay "ni un solo político en el Consejo".

También ha revelado que 7 de mayo de 2012, después de que Rato le llamara para comunicarle que dimitía y ofrecerle ser "presidente con plenos poderes", el ministro de Economía, Luis de Guindos, se puso en contacto con él para animarle a que aceptara el cargo. "No consulté a nadie…Bueno sí, a mi mujer".

Niega injerencia política

Tras negar que en su designación existiese cualquier tipo de injerencia política, Goirigolzarri ha dicho que una semana antes de su nombramiento Rato le llamó para que fuera "consejero delegado" de la entidad aunque no aceptó porque quería "plena libertad" para desarrollar su proyecto.

A preguntas del abogado de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Andrés Herzog, que ejerce la acusación popular, ha asegurado que no preguntó a Rato si su renuncia estaba relacionada con la negativa de la auditora Deloitte a rubricar las cuentas. Supuso que esta decisión estaba avalada por las siete cajas de ahorros que conformaban la entidad.

Revisó las estimaciones


El presidente de Bankia también ha asegurado que los planes de saneamiento de Rato, que exigían unas inyecciones de 7.000 millones de euros, quedaban "lejísimos". "No hubo cambio de criterio sino modificación de estimaciones", ha señalado.

En otro punto de la declaración Herzog le ha preguntado si los accionistas no tuvieron una "información irreal" de la entidad por la reformulación de las cuentas, a lo que Goirigolzarri ha contestado que el volumen de acciones que se movió en Bolsa en ese periodo fue "irrelevante".

Inviabilidad del plan de Rato

Asimismo, ha defendido que la conversión de participaciones en acciones, que provocó la salida de las cajas del accionariado y la posterior nacionalización de la entidad, "no ofrecía dudas".

En este sentido, se ha mostrado convencido de que con el plan de Rato la entidad no podría devolver los 4.465 millones de euros prestados por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), dependiente del Banco de España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad