González (BBVA) ve "inevitable" la intervención de los bancos insolventes

Sin título

23 de febrero de 2009 (13:15 CET)

Uno de los banqueros mejor remunerados de España (5,34 millones de euros en 2008) ha defendido la intervención del Estado en las entidades de créditos insolventes. El presidente del BBVA, Francisco González, ha afirmado este lunes que la intervención del Estado en algunas entidades con problemas es "ineviatble", como fórmula para minimizar su efecto en la economía y acelerar la recuperación. En su opinión, el sistema financiero tendría que "estar preparado" para abordar estas actuaciones de forma rápida y eficaz, y lograr que tuvieran los menores impactos negativos sobre el conjunto de las entidades, ha subrayado.

González, que ha participado en la conferencia internacional de ABC sobre Europa y América ante los cambios, ha abogado así por utilizar el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) para sanear entidades, si bien ha insistido en la necesidad de que las ayudas sean temporales y condicionadas a un plan de reestructuración. "En España hasta ahora no ha habido problemas de solvencia, pero la duración y profundidad de la crisis determinará que haya problemas de solvencia en algunas entidades, por lo tanto hay que estar preparado para evitar el mayor impacto", ha aseverado.

En este punto, tras recordar que el BBVA no ha hecho uso de esas ayudas, González ha considerado que medidas como la creación del Fondo para la Adquisición de Activos o los avales públicos para la emisión de deuda tendrán un impacto positivo y contribuirán a limitar la desaceleración del crédito, aunque ha destacado que "aún es pronto" para valorar sus efectos.

El grifo del crédito, cortado
Sobre el objetivo de estas medidas para hacer frente a la restricción de liquidez, González ha defendido en cualquier caso que "un banco responsable no puede conceder créditos más allá de lo que la prudencia exige", ya que, en caso contrario, haría “un flaco favor” a sus clientes y comprometería su solvencia y el futuro de sus accionistas. “Sería inútil y contraproducente forzar la máquina del crédito”, ha opinado.

En su opinión, la actual crisis tiene tres fases, la primera caracterizada por los problemas de liquidez de las entidades, y la segunda, en la que estamos ahora, marcada por la morosidad y en la que sólo sobrevivirán las entidades que puedan mantener su solvencia. Y a continuación vendrá la tercera, en la que tendrá lugar una "inevitable reconversión industrial" del sector financiero, que lo hará más eficiente y aprovechará la tecnología para satisfacer las necesidades de una clientela cada vez más exigente, ha augurado.
González defiende la intervención pública en las entidades con problemas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad