González, partidario de no mantener con fondos públicos entidades dañadas

stop

Reclama un pacto nacional contra la crisis

Sin título

13 de marzo de 2009 (14:26 CET)

El presidente de BBVA, Francisco González, se mostró hoy contrario a "mantener en pie" a una entidad "irremediablemente dañada" mediante ayudas públicas, "porque afecta negativamente al funcionamiento del sistema y perpetúa la desconfianza, se ve incapacitada para dar crédito, que es la esencia de la banca, y consume recursos públicos y privados tan escasos y tan necesarios para otros empleos más productivos".

En opinión del directivo, estos recursos podrían destinarse a identificar y aislar las entidades débiles, sanearlas y reestructurarlas y devolverlas lo más rápidamente posible al sector privado a través de procedimientos transparentes.

En su intervención ante la junta general de accionistas, González señaló que actuando de esta manera se lograrán algunos objetivos, como disponer más rápidamente de un sistema financiero suficientemente fuerte, capaz de canalizar el crédito a las empresas y las familias y reducir el coste para el contribuyente.
El presidente del BBVA destacó que la solución a los problemas de solvencia del sistema bancario global es una condición necesaria para la recuperación económica, y que esa solución sólo se puede seguir desde la transparencia sobre la situación de cada entidad.

Pacto nacional
Por otra parte, Francisco González, apostó por un gran compromiso de todos los agentes políticos, económicos y sociales "sin excepción" para afrontar la crisis económica que, a su juicio, España está sufriendo "con mucha severidad".

"Hoy más que nunca", indicó González, España necesita un "gran acuerdo y un gran contrato económico y social" para afrontar los problemas del país y avanzar hacia un modelo "más productivo, más competitivo y más generador de empleo y riqueza".

Durante la junta de accionistas que BBVA celebra en Bilbao, González destacó que la economía mundial está atravesando una crisis sin precedentes, de las más profundas de las últimas décadas, y que España está sufriendo "con mucha severidad esta situación", con especial impacto en el empleo.

González recordó que España ya superó en el pasado situaciones muy difíciles con el consenso y el esfuerzo colectivo, y destacó que si no se trabaja juntos, la crisis será "larga y dolorosa, y limitará la capacidad de crecimiento en el futuro".

Por el contrario, subrayó que si todos aúnan esfuerzos, la crisis será un paréntesis "duro, pero transitorio" en la senda de crecimiento sostenido de la economía en las últimas décadas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad