Guerra sindical en Seat

stop

17 de abril de 2009 (18:18 CET)

El futuro de Seat causa nerviosismo. Si no, no se darían situaciones como el duro comunicado emitido hoy por UGT contra las posiciones escépticas de CCOO sobre los sacrificios que deberían asumir los trabajadores para conseguir que el consorcio Volkswagen asigne el Q3 a Martorell.

A la dirección de UGT le ha molestado especialmente que el jueves diversos responsables de CCOO, entre ellos el secretario general, Joan Carles Gallego, pusiese en duda la utilidad del sacrificio decidido por los trabajadores de Seat al aceptar la congelación salarial para conseguir la asignación a Martorell del Q3 de Audi.

CCOO piensa que UGT ha defendido en Seat la congelación salarial no porque tuviese la seguridad de que si así lo hacían se garantizaban la llegada del deseado Q3, sino porque estaban convencidos de que era un regalo al ejecutivo autonómico que deseaba una posición sindical en Seat que pudieran exportar al resto de Catalunya.

Los responsables de UGT “invitan a CCOO de Catalunya a que, de una vez por todas, desista de su intento de forzar la división sindical frente a una decisión tan importante como es la consecución del nuevo modelo de todo terreno de Audi”.

Para la UGT la asignación de Q3 a Martorell parece no ser una prioridad para algunos miembros de la Federación de Industria de CCOO que “mientras el último mes repetían que la decisión ya estaba tomada, ahora pretenden ponerse la venda antes que la herida por si el Q3 finalmente no viene”, cosa que califican como de “poca ética profesional”.

Fuentes de la ejecutiva de CCOO consultadas por ED han rehusado responder al envite de UGT, “nosotros no descalificaremos a UGT ni nos enfrentaremos a ellos” han manifestado. “El problema no lo tenemos con UGT si no con la multinacional y la incapacidad del gobierno central y la Generalitat para conseguir el nuevo producto para Seat”. En este sentido, CCOO acepta defender el resultado del referéndum de Seat, sin que ello les haga desistir de su visión crítica de como se ha llevado el asunto: “los Gobiernos han dado una imagen bananera y han dado pié a que ahora Volkswagen siga apretando, aquí y en Alemania”, afirman.

David Matellán, presidente representante de CCOO en el comité de empresa ha manifestado que “nunca nadie de Volkswagen ha pedido una rebaja o congelación de salarios, quien lo ha dicho es Francisco García Sanz, máximo responsable de compras de Volkswagen y y presidente del Consejo de Administración de Seat”. García Sanz preside también la patronal Anfac.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad