Guía para conocer la bajada de impuestos sobre las rentas del ahorro

stop

AHORRO

14 de diciembre de 2014 (17:14 CET)

El próximo 1 de enero entrará en vigor una nueva reforma fiscal que establece que los ahorradores que obtengan ganancias de depósitos y cuentas remuneradas paguen un poco menos a Hacienda de los intereses que haya generado su capital.

Así, a partir del próximo año, los tipos imponibles sobre las rentas del ahorro se reducirán en hasta 6 puntos porcentuales. La reducción será progresiva y se extenderá durante un plazo de 2 años, hasta 2016, según informa el comparador HelpMyCash.com.

¿Cuánto se llevará Hacienda de nuestras ganancias?

Los intereses obtenidos por la cesión de un capital a terceros están considerados como rendimientos del capital mobiliario y, por ende, tributan ante Hacienda. Hasta ahora, las retenciones sobre las rentas del capital se situaban en un 21% para intereses de hasta 6.000 euros, en un 25% para las ganancias inferiores a 24.000 euros y en un 27% para las que superasen la cifra anterior.

Pero en los dos próximos años 2015 y 2016 las retenciones sobre estos productos de ahorro sufrirán una rebaja que será muy bienvenida por el ahorrador, tal como sigue:
Rebaja de los tipos de interés

Cabe explicar que los rendimientos se gravan por tramos, es decir, que si obtenemos unas ganancias de más de 50.000 euros, la suma no tributará al 24% o al 23%, sino que los primeros 6.000 euros sufrirán una retención del 20% en 2015 y del 19% en 2016, la cantidad que exceda de 6.000 euros y sea inferior a 50.000 euros tributará al 22 o al 21%, y la parte que supere los 50.000 euros, al 24 o al 23%.

Por ejemplo, imaginemos que invertimos un millón de euros en un depósito al 10% TAE con un plazo de un año. La diferencia entre los intereses netos que nos llevaríamos cada año es la siguiente: 73.720 euros en 2014, 77.120 euros en 2015 y 78.120 euros en 2016. La diferencia entre cobrar los intereses en 2014 y cobrarlos en 2016 alcanza los 4.400 euros más o menos en concepto de intereses.

Cuanto mayor sea lo devengado, más se notará

Obviamente, la reducción de los tipos apenas se notará cuando los intereses generados no sean demasiado altos. Pongamos un ejemplo más real que el anterior: un ahorrador que gane 500 euros en concepto de intereses, equivalente a tener un depósito al 2% TAE durante un año por importe de 25.000 euros, cobraría 395 euros en 2014, 400 euros en 2015 y 405 euros en 2016. Es decir, una diferencia es de 5 euros anuales que no supondrán ningún cambio enorme para el ahorrador de a pie.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad