El euríbor sube pero las hipotecas bajan

Hipotecas variables: la mejor opción para aprovechar el bajo euríbor

stop

Financiar una vivienda con un crédito ligado al euríbor todavía sale más barato que hacerlo con un interés constante

13 de octubre de 2019 (11:45 CET)

Las entidades financieras españolas llevan meses emitiendo cantos de sirena para que sus clientes contraten hipotecas fijas, pues estos productos les permiten obtener unos mayores beneficios a corto plazo. Y para conseguirlo, algunos bancos incluso han empezado a incrementar sus tipos variables.

Sin embargo, pese a estos cambios, desde el comparador hipotecario HelpMyCash.com aseguran que financiar una vivienda con un crédito ligado al euríbor todavía sale más barato que hacerlo con un interés constante, especialmente si puede devolverse el dinero en poco tiempo.

El euríbor sigue por debajo del 0%

Para entender por qué las hipotecas variables aún salen más baratas que las fijas hay que tener en cuenta que el interés de estos productos se determina al sumar un porcentaje fijo (el diferencial) al índice euríbor. Esta referencia cotiza a valores muy reducidos (-0,339% en septiembre de 2019) y, según los expertos en la materia, es muy probable que se mantenga en valores de en torno o por debajo del 0% durante los próximos cinco años.

Tras las últimas subidas, las hipotecas variables que comercializa actualmente la banca tienen un interés medio de euríbor más 1,20% (2% fijo el primer año). Así, para un préstamo de 150.000 euros a 25 años, las cuotas serían de 635,78 euros durante 12 meses y de 558,72 euros para el resto del período, por lo que costaría un total de unos 18.541 euros en intereses (casi 12.300 euros devengados en la primera década) si el euríbor se mantuviera siempre en el -0,339%.

El interés de las hipotecas fijas, en cambio, ha bajado en los últimos meses hasta situarse en una media del 1,75% a 25 años, aproximadamente. Para el ejemplo anterior, eso significaría abonar unas cuotas de 617,68 euros mensuales y un total de unos 35.305 euros en intereses (casi 21.850 euros devengados solo en los primeros 10 años), que sería más de lo que se pagaría con un préstamo hipotecario a tipo variable.

Las hipotecas fijas son más estables

Los expertos alertan, eso sí, de que nadie puede predecir si el euríbor se mantendrá tan bajo durante las próximas dos o tres décadas. En consecuencia, afirman que las hipotecas variables sí saldrán probablemente más a cuenta que las fijas si se escoge un plazo de amortización relativamente corto, de unos 10 o 15 años aproximadamente.

Sería muy osado hacer afirmaciones de ese tipo si se devuelve el dinero en un plazo largo que alcance los 25 o los 30 años, por ejemplo. Como no se sabe cómo subirá o bajará el euríbor durante las próximas décadas, calcular si saldría más a cuenta una hipoteca fija o variable es mucho más complicado (habría que tener en cuenta todos los escenarios), así que elegir un tipo de interés u otro debería depender más de la tolerancia al riesgo del cliente que de los números. 

Así, para personas que puedan asumir posibles subidas de las cuotas y prefieran pagar cuotas baratas a corto plazo, decantarse por el tipo variable puede ser una elección más ajustada a sus preferencias. Y para clientes que valoren más la estabilidad y no les importe abonar quizás algo más de dinero a cambio de esa seguridad, un interés fijo puede resultar más conveniente.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad