IESE prevé que los impuestos seguirán subiendo hasta 2014

24 de octubre de 2009 (19:18 CET)

La actual subida de impuestos es sólo la punta del iceberg. La escuela de negocios IESE prevé que el Gobierno español tendrá que seguir subiendo los impuestos hasta 2014 para reducir el déficit con un ajuste fiscal del 3,1% del PIB, equivalente a unos 30.000 millones de euros, que debería hacerse por "una combinación de menor gasto público y mayores impuestos".

Según las previsiones que maneja el IESE en su publicación 'Comentario de Coyuntura Económica' de octubre, la deuda bruta de España pasará del 42,7% del PIB en 2007 al 69,2%, previsto para 2014, año en el que las medidas de ajuste fiscal deberían ser del 3,1% del Producto Interior Bruto.

Se alcanzarán niveles de los años 90, entre el 75% y el 115%
El estudio explica que, cuando lo peor de la crisis haya pasado, los países desarrollados habrán aumentado su porcentaje de deuda sobre el PIB hasta niveles "típicos" de principios de los años 90, entre el 75% y el 115%.

Por ello, "a menos que haya mejoras milagrosas de la productividad, se necesitarán ajustes fiscales para reducir estos porcentajes a niveles más manejables", advierte el estudio.

'El Comentario de la Coyuntura Económica' considera que las cifras de déficit español son "muy elevadas" y que la subida de impuestos que debería compensarlas "será difícil de diseñar". Alerta de que, a menos de que los gobiernos sean excepcionalmente fuertes, "los retrasos producidos -en esta subida de impuestos- pueden disparar la inflación, provocar tipos de interés más elevados (debido a los importantes volúmenes de deuda pendientes de pago) o ambas cosas: la fórmula de la estanflación".

Es decir, situación de crisis económica que aúna una caída de la actividad económica con una subida descontrolada de los precios.

Modificación de la estructura económica
Además, este análisis pone a España como ejemplo de país cuyo retorno a una fase de crecimiento dependerá de una modificación de la estructura de la economía, que cree "suficientes puestos de trabajo, más productivos que muchos trabajos de construcción o de servicios".

Para ello, la escuela de negocios propone un reciclaje contundente de gran parte de la población activa, así como la "reubicación" del talento empresarial "de sectores maduros a nuevos sectores con más oportunidades".

No obstante, el estudio apunta que el ajuste fiscal español del 3,1% sobre el PIB es muy elevado, se encuentra por debajo de otros países como Estados Unidos (3,5%), Francia (4,5%) e Italia (4,8%), aunque su deuda bruta tanto de 2007 como la prevista para 2014 es mucho mayor.

El IESE defiende que "las políticas actuales, aunque probablemente conseguirán evitar una depresión, están creando grandes desequilibrios para el futuro inmediato", por lo que rechaza las "estrategias de salida de forma prematura".

La solución más relevante que propone el documento de la escuela de negocios reside en disminuir las reservas de liquidez que han estado inyectando los bancos centrales en el sistema financiero para apoyar los flujos normales de crédito.

Así, este exceso de liquidez debería ser absorbido "a través de una combinación de ventas en el mercado abierto y exigencias de reservas más estrictas", de manera que no generara nueva inflación, como temen algunos economistas.

Como consecuencia, esta política de prudencia para evitar riesgos de alzas de precios que amenacen una incipiente recuperación, implicaría unos tipos de interés más altos y una reducción de los beneficios bancarios.

El estudio asegura que esta medida "encontrará gran resistencia" porque "los bancos centrales requerirán un fuerte apoyo político para ponerlas en práctica", todo para salir de una crisis que califica como "peor que la de 1929".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad