Inditex gana 831 millones hasta septiembre, un 1,4% menos

stop

10 de diciembre de 2009 (11:06 CET)

La textil Inditex, que comercializa entre otras la marca Zara, registró un beneficio neto de 831 millones de euros durante los nueve primeros meses de su año fiscal 2009-2010 (desde el 1 de febrero al 30 de octubre), lo que supone un descenso del 1,4% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, informó la compañía. El resultado entra dentro de lo esperado por los analistas financieros.  
  
   El volumen de negocio del grupo gallego ssumó 7.759 millones de euros, con un incremento contable del 6% y del 8% una vez eliminado el efecto divisa, es decir, a tipos de cambio constantes. El margen bruto creció un 5%, hasta 4.430 millones, y representó el 57,1% de las ventas.

   El beneficio bruto de explotación (Ebitda) fue de 1.555 millones de euros, lo que supone una subida del 1% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, mientras que el resultado neto de explotación (Ebit) se situó en 1.089 millones, un 4% menos.
   Los gastos de operación se mantuvieron bajo "estricto control" durante el periodo, para finalizar con un crecimiento del 7%, principalmente como resultado de la nueva superficie comercial abierta.
   Por otro lado, el grupo gallego destacó que las ventas en tienda a tipos de cambio constantes aumentaron un 9% en el periodo desde el 1 de agosto hasta el 6 de diciembre de este año.
   La campaña otoño-invierno viene influenciada significativamente por la evolución de las ventas durante la época navideña y las rebajas de fin de temporada, debido al elevado volumen de ventas de dicho periodo.

   Apuesta por Asia

   En los nueve primeros meses, el grupo abrió 266 tiendas, lo que sitúa la cifra global de establecimientos a 31 de octubre en 4.530, distribuidos en 73 países. Entre estas aperturas destacan sobre todo las de los mercados asiáticos, donde hasta el 31 de octubre el grupo había abierto 90 nuevos establecimientos.

   De esta forma, el grupo presidido por Amancio Ortega destaca la importancia estratégica de los mercados asiáticos y enmarca las nuevas aperturas en un año de "fuerte crecimiento" en China, Japón y Corea del Sur. A estas aperturas se han sumado en lo que va de ejercicio sendas tiendas en Japón y en China Continental.

   Con relación a Japón, Zara ha alcanzado las 50 tiendas en todo el país con la apertura de la segunda tienda emblemática en el área de Shibuya, zona de obligada referencia para el sector de la moda y en la que Zara contaba ya con otra tienda de prestigio. De esta forma, la marca consolida su fuerte presencia en las cuatro zonas comerciales claves de Tokio: las dos tiendas citadas de Shibuya, otras dos respectivamente en Ginza y en Shinjuku, y otra en Harajuku.

   Por su parte, en Pekín ha inaugurado una tienda en uno de los corazones comerciales más significativos de la capital china. Se trata del área peatonal de Wangfujing, con lo que la presencia del grupo en este mercado supera ya las 60 tiendas con una fuerte apuesta comercial no sólo en Pekín y en Shanghai sino también en pujantes ciudades como Harbin, Dalian, Qingdao, Changchun o Kunming.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad