Intermoney cree que España ya ha pasado lo peor de la crisis

stop

20 de abril de 2009 (19:31 CET)

Sobre la economía española penden pocas previsiones optimistas. Algunos analistas consideran que España alcanzará una tasa de paro elevadísima (hasta el 30%, según el catedrático Santiago Niño Becerra) y otros que vagará por la senda de la deflación durante como mínimo doce meses (según Marc Garrigasait). Pero hay otros expertos financieros que no lo ven tan mal y creen que ya se ve la luz al final del túnel.

Es el caso de Intermoney, que asegura que “lo peor de la recesión en España ya ha pasado", gracias a las políticas aplicadas tanto por el Banco Central Europeo (BCE) como por el Gobierno español. Según el economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, España refleja un patrón de comportamiento similar al de Estados Unidos, donde aún quedan varios meses de recesión, pero se aprecian señales positivas.

“Las medidas han llegado tarde, pero han llegado" dijo Díez, en alusión tanto a la tardanza del instituto emisor europeo en bajar los tipos de interés, como a los planes aplicados por el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, entre los que citó el Plan 'E', y el Fondo de Adquisición de Activos Financieros (FAAF).

El economista jefe de Intermoney indicó que la destrucción de empleo cada vez es menos intensa en España y vaticinó que las medidas aplicadas contribuirán a estabilizar la economía a lo largo de este año, aunque el Producto Interior Bruto (PIB) se contraiga un 3,4% y no quede margen para reactivar la economía a través de políticas fiscales. Las medidas del Gobierno "han sido positivas, pero ahora se puede dar un paso más", dijo Díez, partidario de que el Ejecutivo desarrolle nuevas iniciativas en el mercado de la vivienda.

Sin embargo, los pronósticos de Díez sobre Europa no son tan optimistas. Según él, el panorama se presenta "muy malo", sobre todo en Alemania, donde la recesión se manifiesta con retraso.

De hecho, el Bundesbank (Banco Central Alemán) apunta en su boletín de abril que "la tendencia recesiva de la economía alemana se intensificó en el primer trimestre del año" por el debilitamiento de la demanda externa e interna, que llevó a muchas empresas a reducir sus inversiones.

Según la institución, las empresas han reducido notablemente sus inversiones en maquinaria o producción debido a la caída de las ventas y las malas perspectivas de pedidos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad