Joan Castells asume la presidencia de La Seda

Sin título

09 de junio de 2009 (18:28 CET)

El consejo de administración de La Seda de Barcelona, tras una larga reunión, ha delegado en el actual vicepresidente Joan Castells, la responsabilidad de asumir la presidencia de la entidad, tras la renuncia al cargo de Rafael Español, hasta ahora presidente, que se mantendrá en el consejo.

Castells será presidente de la sociedad de manera temporal, de manera que continuará como vicepresidente de la compañía pero ejercerá las funciones de presidente hasta que se decida quién asume el cargo de manera definitiva. Castells es también presidente de la aseguradora FIATC. 

En las últimas horas se había especulado con la posibilidad de que el exministro Joan Majó sustituyera a Español, pero finalmente el consejo de administración ha optado por otro candidato, que será de transición.

Español optó por dejar el cargo, permanece como consejero, y permitir que se abra una "nueva etapa" en la empresa, después que Caixa Geral aporte 25 millones de euros para sufragar las necesidades de financiación de la compañía.

La caja de los truenos se destapó el pasado viernes, cuando, mediante un comunicado a la CNMV, La Seda informaba de que cuatro accionistas --Oman Oil, Caixa Geral, Inverland Dulce (Imatosgil) y Liquidambar (varias cajas de ahorros)-- no votaban a favor de las cuentas del pasado ejercicio, que cerró con pérdidas de 368 millones de euros.

Sí suscribieron el contenido de las cuentas Rafael Español, Joan Castells, José Luis Morlanes y Jacinto Soler Padró, quien hace unos meses reclamó públicamente a Imatosgil, principal accionista, que lanzara una OPA sobre la empresa por dirigir de facto la misma.

El grupo químico, por otra parte, ha suspendido la junta de accionistas que iba a celebrar el 29 y 30 de junio y dónde se debía ratificar el cierre de las cuentas de 2008. En el comunicado que La Seda ha enviado a la CNMV no se especifica la nueva fecha para esta junta dónde se prevé que el consejo explique a los asistentes los últimos movimientos en el seno de la química, así como su situación actual, con deudas de 600 millones, y los planes de futuro en un momento de difícil coyuntura económica.

De la mano de Rafael Español, el fabricante de PET creció, sobre todo en los últimos años, a base de adquisiciones en Europa, en países como Italia, Reino Unido o Turquía. Por el camino, quedaron operaciones en el aire, como la compra de Interquisa a Cepsa o ahora la frustrada integración con Indorama.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad