Joan Castells tira la toalla en La Seda

stop

19 de junio de 2009 (11:07 CET)

Las aguas bajan bravas en La Seda de Barcelona, la empresa química que se halla envuelta en una crisis importante que ha llevado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a paralizar la cotización de las acciones.

Joan Castells, presidente de Fiatc, que había decidido asumir las funciones de presidencia de la sociedad química ha renunciado finalmente al cargo. Castells accedió a la presidencia después de que el consejo de la Seda forzase la dimisión de Rafael Español, hasta aquel momento máximo responsable de la sociedad.

Según publica el diario La Vanguardia, Castells no ha aceptado finalmente la responsabilidad de presidir la Seda al considerar que no le podría dedicar el tiempo que requeriría sacar a la sociedad de la situación delicada por la que pasa.

El consejo de La Seda se reúne este viernes y, según diversas fuentes, existirían altas probabilidades de que se nombrase al abogado Jacint Soler Padró como nuevo presidente provisional hasta la celebración de la Junta de Accionistas.

Soler Padró desembarcó en La Seda después que la multinacional Akzo decidiese abandonar la sociedad. Eso pasó en 1991. Aunque en principio su entrada en el grupo causó polémica, posteriormente se ha normalizado la presencia y actividad de Soler en la empresa,

La cotización de la Seda está paralizada en espera que se clarifique la situación contable, ya que algunos de entre sus socios no están de acuerdo con la valoración de las deudas.

Además de Soler Padró, en el consejo de La Seda se barajan otras alternativas, como el abogado Carlos Gila, que representa al grupo portugués Imatosgil, primer accionista de la sociedad catalana con aproximadamente el 12%, aunque esta propuesta debería superara el escollo que supone que Imatosgil sea deudora de la Seda .
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad