Krugman insiste: los salarios deberán bajar para salir de la crisis

stop

Sin título

28 de octubre de 2009 (09:35 CET)

España deberá asumir de manera inevitable una fuerte "devaluación interna" para salir de la crisis. Así opina el premio nobel de Economía de 2008, Paul Krugman, que aseguró este miércoles en Buenos Aires que España deberá recortar salarios y precios, para salir de la crisis ya que no puede esperar ayudas de la Unión Europea (UE).

"España realmente no tiene otra alternativa más que lo que se puede llamar una devaluación interna. Tiene que tener una caída en sueldos y precios, una caída relativa en relación a Alemania", dijo Krugman en una rueda de prensa ofrecida en la capital argentina.

El economista sostuvo hoy, en una disertación ante empresarios, que el euro, como moneda única, "plantea problemas graves para regiones deprimidas de Europa como España que no tiene una forma real de ajustarse". "España tuvo esta monstruosa burbuja de construcción que colapsó y ahora tiene un 17 por ciento de desempleo y necesita, o bien que los trabajadores se trasladen a otras partes de Europa, o bien una caída en sus salarios relativos", indicó.

"Pero los trabajadores no se trasladan con tanta libertad dentro de Europa. Es muy difícil que los costos y los salarios estén alineados (con la UE). Hace 20 años España hubiera devaluado la peseta, pero hoy no hay peseta, está el euro, y esto parece que les está resultando un chaleco de fuerza", añadió.

Al ser consultado sobre si España debería recibir alguna ayuda especial de la UE, Krugman dijo que "simplemente sí, pero eso no va a suceder". "La vida sería mucho más fácil si hubiera un federalismo fiscal en Europa. En Estados Unidos, estados como Florida y California, que se vieron severamente afectadas por la burbuja inmobiliaria, inmediatamente recibieron ayuda porque la seguridad social sigue siendo financiada por Washington. Eso no va a suceder en Europa", señaló a preguntas de Efe.

El Premio Nobel consideró que ante esta "muy difícil" situación, "España va a tener que hacer recortes de sueldos, recortes de precios". "No me gusta esto, no es una manera de ajustarse, pero es la única forma disponible. Odio esto: no me gusta la deflación, pero la realidad es que va a suceder. La pregunta es si va a pasar durante diez años de sufrimiento o relativamente rápido", se preguntó el economista.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad