Krugman pide a Zapatero más dureza para luchar contra la crisis

stop

El presidente español comunica al Premio Nobel reformas estructurales

Sin título

16 de marzo de 2009 (17:15 CET)

El economista estadounidense y premio Nobel de Economía 2008, Paul Krugman, advirtió que se han agotado las "herramientas convencionales" que hasta ahora se han utilizado para salir de las crisis, y abogó por que los países pogan en marcha políticas más drásticas.

Krugman, quien participó en las jornadas "Innovae: La innovación como solución", organizadas por el Ministerio de Ciencia e Innovación, insistió en que los próximos años serán "especialmente difíciles" y "dolorosos" para España y aseguró que el incremento de la productividad y la inversión en innovación pueden ser una de las "claves" para la recuperación.

En el mismo acto, el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha abogado por el esfuerzo de todos los ciudadanos para lograr la transición hacia una economía basada en el conocimiento y la innovación, una "tarea colectiva" comparable, a su juicio, a la transición política de los años 70 y 80. Zapatero ha recordado cómo España se embarcó entonces "con valentía e inteligencia" en el necesario proceso de modernización de su marco institucional, de su modelo de convivencia y de su estructura productiva. Tres décadas después, ha añadido, el "desafío" para superar la crisis es la transición hacia una economía más competitiva, con sectores menos inflacionistas y empleos de más valor añadido y, para ello, la innovación es "la gran palanca".

Sin embargo, el premio Nobel de Economía reconoció que en algunos casos, la innovación "no ha ayudado mucho" y "no ha sido suficiente" para salir de la crisis, y puso como ejemplo el caso de EEUU, país que cayó en depresión aun después de un gran periodo de inversión en innovación.

Krugman reiteró que "nos enfrentamos a una crisis extraordinaria" de la que nadie se salva y que ha sido resultado de "un gran optimismo económico". "Es la crisis más seria y más rápida que ha sufrido el mundo desde los años 30, desde la Gran Depresión de 1929", apuntó. En este sentido, explicó que la respuesta "habitual" de los bancos centrales, que es la bajada de los tipos de interés, "está casi agotada", que ha llegado al límite" y "no da más de si".

Además, para el economista norteamericano aunque en la actualidad se ha reducido la velocidad en la que se desarrolla la crisis, vaticinó que ésta puede durar mucho tiempo y previó que puede haber un "riesgo significativo" de que la economía mundial entre en deflación dentro de un año o dos. A este respecto reprochó que el Banco Central Europeo (BCE) haya sido "demasiado complaciente" a la hora de bajar los tipos de interés, y aseguró que si se entra en deflación, la situación puede ser "muy desalentadora".

Para Krugman, la coordinación internacional que se está llevando a cabo entre los países para salir de la crisis "no es la apropiada" y aseguró que si en Estados Unidos se está haciendo "poco" para paliar la situación economía, en Europa "menos".

Así, indicó que el plan económico del presidente de EE.UU., Barack Obama, es "inapropiado" y añadió que aunque funcione, el número de parados será "muy alto y durante mucho tiempo".

No obstante, indicó que los desempleados europeos están más protegidos que los estadounidenses ante la crisis ya que según indicó, los trabajadores de EE.UU. que se quedan sin empleo pueden perder incluso su cobertura médica.

Zapatero prepara reformas estrucurales
Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero ha decidido contar a Krugman antes que a nadie sus planes. Aprovechando su encuentro con el premio Nobel, Zapatero ha anunciado que su Gobierno aprobará "en las próximas semanas" reformas estructurales económicas.

Zapatero mantuvo este lunes un desayuno de trabajo con Krugman, con quien coincidió en la necesidad de emprender reformas de carácter estructural para favorecer la salida de la actual crisis financiera y económica internacional.

Las que el Ejecutivo pondrá en marcha próximamente se enmarcarán en el llamado Plan E, la estrategia que engloba todas las medidas económicas, financieras y fiscales que el Gobierno aplicará para recuperar la senda de crecimiento y creación de empleo.

Dentro de las actuaciones contempladas en ese plan y que aún no se han llevado a cabo figura la creación de una mesa de trabajo con otras formaciones políticas para consensuar las reformas que España emprenderá para modernizar la economía, lo que pasa por mejorar la productividad de sectores fundamentales como el transporte, la energía, las telecomunicaciones, los servicios y la administración.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad