La actuación tardía en el sector financiero desata las críticas contra el gobernador del Banco de España

stop

El presidente de Unnim, el de Caja Madrid y CCOO cargan contra Fernández Ordóñez

Miguel Angel Fernández Ordóñez

12 de abril de 2011 (08:31 CET)

En la crisis española en la que los ciudadanos son los principales afectados, se empiezan, tímidamente, a pedir responsabilidades. El Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Mafo) está en el punto de mira, y las críticas no vienen sólo desde la base. El presidente de Unnim, Jaume Ribera; el también presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato y el sindicato Comisiones Obreras han coincidido en destacar las lagunas en la gestión del supervisor de la economía española, según publica Capital Madrid.

Las críticas a Fernández Ordóñez han pasado de ser las referidas a sus posiciones sobre política económica: mercado laboral o la idea de desligar los salarios del IPC, para centrarse en lo que es su responsabilidad directa, la forma como ha gestionado la reconversión de las entidades financieras.

Parte de culpa

El presidente de Unnim, Jaume Ribera, daba públicamente que el Banco de España "parte de culpa" en la crisis que sufre el sistema financiero, porque el supervisor contaba con toda la información respecto a la situación que atravesaban bancos y cajas de ahorros, aunque admitía que cada entidad financiera es responsable de su gestión. "El Banco de España tenía la visión completa de las cajas de ahorros, tendrá parte de culpa en lo que ha pasado, pero no me quito parte de culpa de mi institución", dijo respondiendo a una pregunta de un asistente a las jornadas de IESE.

Ribera indicó que los mayores requisitos de capital establecidos en España "no van en la línea de favorecer el crédito", aunque a largo plazo puedan incrementar la confianza de los mercados internacionales en el país, en una clara crítica tanto al Banco de España como al Ministerio de Economía. Y en este escenario, el presidente de Unnim pronosticó que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) "entrará en el capital de bastantes instituciones españolas", y defendió esta alternativa porque permitirá a las cajas "ganar tiempo" para mejorar su situación. "El Frob es una alternativa que a primera vista para la mayoría de las entidades suena mal porque parece que no has podido llegar a levantar el capital por otras vías, pero si lo piensas, es lo normal, lo extraordinario es que algunas entidades logren la capitalización", argumentó.

Por su parte, Rodrigo Rato, presidente de Caja Madrid y de Bankia, advertía en Valladolid respecto a que la reestructuración del sector financiero español no ha terminado todavía, en lo que se ha interpretado como una velada crítica al Banco de España y al Ministerio de Economía. En este sentido, aseguraba que las crisis económicas siempre han derivado en una reordenación del sector financiero, en lo que ha descrito como un "juego de las sillas" en el que siempre alguna entidad pierde y se reduce el número de jugadores.

Más directo en las críticas fue el secretario general del sindicato Comfia-CCOO, José María Martínez, que aprovechó un encuentro con la Asociación de Periodistas de Información Económica (Apie) para destacar la "falta de coraje" del Banco de España en su labor de supervisión de las entidades financieras mientras centraba en otros aspectos la dureza de sus opiniones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad