La banca acreedora podría tomar un 20% de La Seda

Sin título

09 de septiembre de 2009 (08:41 CET)

La Seda busca solución a sus males. En las conversaciones que este martes ha mantenido la compañía con representantes del 60% de la banca acreedora –HSBC, BPI, Caixa Geral, Deutsche Bank y Caixa Tarragona- para refinanciar la deuda de la química catalana, y ante la necesidad imperiosa de una ampliación de capital de 150 millones de euros, se ha abierto la posibilidad de que las entidades financieras tomen un 20% del capital de La Seda a cambio de deuda.

El grupo que preside José Luis Morlanes estaría igualmente ultimando la entrada de un nuevo socio industrial en el accionariado que suscribiría la mayor parte de la ampliación de capital de 150 millones de euros que prepara el grupo. La operación, no obstante, está supeditada al apoyo financiero del Institut Català de Finances (ICF).

La Seda, además, está ultima un plan de desinversiones que incluye la venta de sus plantas de Tarragona, Portalegre (Portugal) e Italia y con el que espera obtener hasta 300 millones de euros.

La falta de liquidez obliga al grupo a acometer este plan de desinversiones, como también le obliga a adoptar medidas controvertidas como ha sido aceptar un préstamo del fondo estadounidense Oaktree Capital, especializado en comprar activos empresariales en problemas, por valor de 55 millones de euros y que deberá devolver en un plazo de seis meses. En caso que La Seda no devolviera el préstamo, Oaktree Capital se quedaría con las acciones del grupo Artenius PET Packaging Europe (Appe), compañía que integra el negocio del PET de La Seda y que es el actual puntal del grupo tras haber abandonado el negocio de materias primas.

La cotización de La Seda en bolsa, mientras tanto, se mantienen suspendida.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad