La banca se “tragó” en 2009 inmuebles por valor de 13.500 millones

stop

Sin título

08 de febrero de 2010 (10:41 CET)

La explosión de la burbuja inmobiliaria ha convertido en los últimos dos años a bancos y cajas de ahorros en las principales inmobiliarias del país como consecuencia de los inmuebles y suelo que se han adjudicado tras dispararse los impagos, sobre todo en el negocio vinculado a los promotores. A falta de que varias entidades financieras hagan públicos sus resultados correspondientes a 2009, diez de los principales bancos y cajas asumieron el año pasado inmuebles procedentes de las promotoras como garantía de impagos, valorados en 13.500 millones. Además vendieron el pasado año inmuebles, principalmente pisos, por más de 2.200 millones de euros al sacar al mercado 11.381 viviendas que tenían en sus balances.

Como es lógico el grupo Santander fue el más activo en esta actividad. Entre la red del banco en España y su filial Banesto han colocado 2.946 inmuebles en el mercado, de los que 815 corresponden a la entidad que preside Ana Patricia Botín. Han ingresado por ellos 500 millones de euros.

Santander llegó a acumular en su balance a mediados del pasado año un total de 4.300 millones de euros en inmuebles, cifra que ahora se recaude a 2.932 millones de euros tras destinar 814 millones a sanear dicha cartera ante la previsible depreciación de su valor. Su consejero delegado, Alfredo Sáenz ha asegurado que en los dos últimos trimestres de 2009 el banco dejo prácticamente de adjudicarse pisos por impagos. Pero también reconoció que el grupo ha preferido no sacar al mercado todo su stock para porque no prevé "tirar los precios".

Caixa Catalunya en el momento más álgido del año pasado tuvo 4.000 pisos en su cartera, de los que ya ha vendido 1.150 unidades y ha obtenido 400 millones de euros.

La Caixa puso en el mercado wen 2009 2.854 inmuebles por los que ingresó 510 millones de euros, aunque mantiene en su balance 3.097 millones en activos inmobiliarios. El director general de la entidad, Joan María Nin, comparte la opinión de Sáenz. "En 2008 no vendimos casi nada, en 2009 más de 500 millones, y en 2010 dependerá del mercado", aseguró el viernes en la presentación de resultados de La Caixa. Y planteó que lo que hay que buscar es una fórmula de equilibrio entre si "tiene sentido vender con el diferencial de hasta el 30% respecto a 2007, si hay que aflorar pérdidas ahora, o hay que esperar y aguantar hasta que los inmuebles valgan más".

Popular y BBVA han sido los menos activos en esta operativa en relación a su tamaño. El banco que preside Francisco González vendió sólo 300 pisos en 2009, mientras que el grupo que preside Ángel Ron lo hizo en 123. Ambos bancos prefieren aguantar el stock inmobiliario que poseen antes de vender con descuentos como ha hecho Caja Madrid o Caixa Catalunya, que han llegado a ofrecer viviendas con descuentos de casi el 40%.

En estas mal llamadas adquisiciones –ya que en realidad son activos asumidos como dación de pago para canjear deuda–, a la banca le han entrado en su cartera desde pisos acabados o sin concluir, plazas de garaje, trasteros o locales comerciales, hasta parcelas de suelo con o sin permiso de licencia para edificar e, incluso, centros comerciales.

Ante este aluvión de activos inmobiliarios que se han tenido que “tragar” bancos y cajas, el Banco de España cambió a mediados del año pasado las reglas del juego y obligó a la banca a hacer provisiones. Entre las siete grandes entidades provisionaron 2.649 millones de euros el pasado ejercicio para limpiar su cartera inmobiliaria.

El Banco de España exigió en un primer momento provisionar el 10%. Después, subió la cobertura de saneamiento de inmuebles al 20% y requiere que se incremente cada año un 10%. El regulador permite no hacer dotaciones cuando el préstamo equivale al 70% del valor del activo. En definitiva, esa medida se adoptó para que aflorara la morosidad inmobiliaria y para acelerar las desinversiones inmobiliarias.

El precio de la vivienda en España ha bajado un 12% hasta el cuarto trimestre de 2009 desde sus máximos, según el Banco de España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad