La Bolsa castiga a la banca por las incertidumbres e intervenciones

stop

25 de mayo de 2010 (16:44 CET)

El Ibex 35 cerró la sesión de este martes con una caída del 3,05% y todos los valores en 'números rojos', aunque el Ibex 35 logró salvar la cota de los 9.000 puntos (9.004,4), tras cotizar por debajo de este nivel durante buena parte de la jornada.

El Ibex abrió con caídas y no fue capaz de remontar la tendencia en todo el día, llegando a alcanzar descensos que rozaron el 5%, aunque logró moderar al cierre el desplome.

En el mercado español, el mayor retroceso fue para Banco Popular (-5,34%), seguido de Telecinco (-5,08%), Sacyr Vallehermoso (-4,67%), BBVA (-4,48%), Ferrovial (-4,42%), Técnicas Reunidas (-4,21%), Banco Santander (-3,93%), Bankinter (-3,85%), Repsol YPF (-3,53%), Banco Sabadell (-2,50%), Banesto (-2,39%) y Telefónica (-2,07%).

El parquet madrileño y el resto de las bolsas europeas seguían la senda bajista de Wall Street y los mercados asiáticos, que han reaccionado con temor a las noticias sobre bancos y a las posibilidad de guerra entre las dos Coreas.

La amenaza bélica ha sido, según la analista de Renta 4, Natalia Aguirre, "la gota que ha colmado el vaso" y que se suma a una serie de factores que ponen "muy nerviosos a los mercados".

Otros analistas explican, que en los últimos días los inversores están preocupados por "los problemas de la deuda soberana" y por el impacto de "los planes de ajuste del déficit de los países europeos en el crecimiento mundial".

Las bolsas europeas ceden con fuerza y el dinero huye hacia refugios más seguros como la deuda alemana, cuyo bono a 10 años vuelve a cotizar en mínimos históricos de rentabilidad. La tensión en los mercados se ha visto agravada por la noticia de que mañana se anunciará un nuevo plan de la Unión Europea por el que se obligará a los bancos a aportar dinero para un fondo de garantía que cubra posibles insolvencias.

La dotación de este nuevo fondo, que sería anunciado previsiblemente por el comisario de la UE, Michel Barnier, revela que la situación en los mercados es “complicada”, explican a Invertia, fuentes de Atlas Capital. “Los bancos tendrán que poner más dinero de sus reservas y sufrirán más problemas de financiación”.

El anuncio de la UE “no sorprende”, según diversos analistas. “Son mecanismos que existen en todos los países y va en la misma línea de regulación de la banca que se esperaba”. Sin embargo, la debilidad del mercado, le lleva a reaccionar de esta manera ante esta noticia.

Según las fuentes, el sector financiero "está más presionado", algo que se ha puesto encima de la mesa con la intervención de CajaSur y que se refleja también en la cotización de entidades como Credit Suisse o Unicrédito en los mercados internacionales.

Los fuertes retrocesos de los bancos eran los principales responsables de la caída del Ibex-35, encabezados por el Banco Popular, que se dejaba el 6,01%, en tanto que el Santander cedía el 5,13% y el BBVA, el 5,61%.

Sin embargo, las cuotas participativas de la CAM -títulos similares a las acciones pero sin derechos políticos- llevan toda la sesión al alza, como reacción a la decisión de la caja alicantina de unirse al Sistema Internacional de Protección (SIP) de Cajastur, del que también forman parte Caja Cantabria y Caja Extremadura y que tendrá su sede en Madrid.

Otros operadores también insisten en la necesidad de acometer reformas estructurales en España y recuerda que el FMI "nos dio un toque", al recordar la urgencia de reformar el mercado laboral, las pensiones y el sistema financiero. Pese a todo, sostiene que hay valores sólidos y estables, aunque el mercado está pendiente de "ver si los países son capaces de reconducir sus cuentas públicas".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad