La Caixa devuelve 644 millones en bonos sin canjear por ‘criterias’

stop

MERCADOS

Sede de La Caixa en la Diagonal de Barcelona

16 de junio de 2011 (19:41 CET)

El día 19 de junio vence el plazo para que La Caixa afloje el bolsillo y devuelva a los inversores institucionales el principal de la inversión que realizaron en bonos canjeables en acciones de Criteria. La caja colocó hace tres años 837,7 millones de euros en una operación modélica: hubo demanda por valor de 3.300 millones a pesar de que la gran crisis ya se había instalado en unos mercados financieros de muy difícil acceso. La colocación duró apenas cuatro horas.

La gran particularidad de la emisión de deuda del grupo que preside Isidro Fainé es que los bonos eran canjeables por acciones de Criteria CaixaCorp equivalentes al 4,4% de su capital. Por entonces, el hólding de participadas del grupo, que el próximo día uno dejará su lugar en bolsa a CaixaBank, no llevaba ni un año cotizando.

El precio establecido para el canje fue de 5,6601 euros, un nivel que nunca fue alcanzado por Criteria en bolsa. El holding, que debutó a un precio de 5,25 euros por acción, ha arrastrado números rojos desde el mismo momento de su debut. Ayer cerró a 4,73 euros por acción, un 15% por debajo del precio de canje de los bonos ajustado al pago de dividendos.

En cualquier caso, la última cotización en bolsa está muy por encima del mínimo de 3,76 euros marcado este mismo año. El precio siguió muy deprimido hasta el anuncio de la creación de CaixaBank, el banco que aglutinará todo el negocio financiero de La Caixa y que cotizará a través de lo que hoy es Criteria.

La diferencia entre el precio de Criteria en bolsa y el de canje de los bonos emitidos hace tres años no supone pérdida alguna para los inversores. Durante la vida de la emisión han recibido un cupón del 3,5% anual. Sencillamente, no han podido hacer efectiva la posibilidad de canjear sus bonos por acciones, lo que hubiera rebajado la participación de La Caixa en Criteria desde el 80% al 75%.

Aumentar el 'free float'

El final de esta emisión de deuda prácticamente ha coincidido con el cierre de una colocación de obligaciones convertibles por valor de 1.500 millones de euros que permitirá elevar el core capital de Caixabank hasta el 11%. Tras la prueba fallida con los bonos canjeables, la operación también tiene como gran objetivo elevar el free float (capital libre que cotiza en el mercado) del grupo hasta duplicar el número de accionistas.

Las obligaciones empezarán a negociarse el próximo 10 de julio y han sido compradas por todo tipo de inversores a partir de 500 euros. El precio de conversión de las obligaciones ha sido fijado en 5,253 euros, un 10% por debajo del cierre de ayer en bolsa, condicionado por el impacto de la crisis griega y el aumento de la prima riesgo española hasta los máximos del año.

CaixaBank ofrece un interés fijo del 7% al año. Cuando pasen 18 meses, la mitad de los títulos se convertirán en acciones, mientras que la otra mitad lo harán transcurridos 30 meses. El gran riesgo al que se enfrentan los inversores es que cuando lleguen las dos fechas de conversión el precio de CaixaBank en bolsa sea inferior al fijado para el canje.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad