La Caixa y el Santander, los principales acreedores del Barça

stop

DIFICULTADES ECONÓMICAS PARA EL CAMPEÓN

15 de julio de 2010 (18:48 CET)

El vicepresidente económico del FC Barcelona, Xavier Faus, ha explicado que el crédito sindicado de 155 millones que firmó el miércoles el club con diez entidades financieras deberá ser devuelto en los próximos cinco años.

Los principales acreedores serán La Caixa y el Banco Santander, que han aportado la mitad del crédito, esto es, 77,5 millones de euros. El otro 50% lo han puesto Caja Madrid, BBVA, Banesto, Banco Popular, Banco Sabadell, Caixa Catalunya, CAM y Cajamar. El club blaugrana ha presentado como aval los abonos de las dos próximas temporadas como garantía de la devolución del crédito.

El club destinará el crédito a solucionar el déficit bancario (79 millones), a pagar avales (15 millones) y, los otros 61 millones restantes, servirán para pagar los sueldos que el 30 de junio "aún no se pagaron", según ha anunciado Faus. En este sentido, ha dicho que el club "necesita ingresar cada año 50 millones de beneficios" para poder ir saldando la deuda, que es más de la prevista en la campaña.

Este beneficio se conseguiría aumentando los ingresos hasta los 500 millones y reduciendo el gasto. Por ello, ha expresado que todos los directivos del Barcelona que han estado al frente de la dirección económica --entre ellos, él mismo-- "no han hecho los deberes".

En comparación con 2003, cuando entró la Junta de Joan Laporta, Faus ha asegurado que el club "debe más dinero que en 2003", si bien ha declarado que en ese año se tuvo que hacer una inversión muy fuerte para poder traer a Ronaldinho y volver a "reconstruir todo el equipo". "Estamos en una situación de que tenemos a los mejores jugadores del mundo, como ha quedado demostrado con la consecución del Mundial por España con muchos jugadores del Barcelona, y tenemos al mejor entrenador del mundo. No hay que hacer, por lo tanto, el gasto de 2003", ha manifestado.

Por esta deuda, Faus ha asegurado que el club deberá actuar de forma "austera" en el área económica en los próximos seis años con la intención de liquidar una deuda existente "mayor" que la que esperaban.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad