La CECA pide elecciones adelantadas si no hay acuerdo sobre la crisis

Sin título

17 de septiembre de 2009 (11:51 CET)

El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, aseguró que si las fuerzas políticas y los agentes sociales no llegan a un acuerdo para salir de la crisis "sería conveniente unas elecciones generales" para conferir a otro gobierno la capacidad de actuación que necesita España.

Quintás resaltó que la situación que vive España actualmente "excede en gravedad a las vividas" y que "ante situaciones extraordinarias sólo caben remedios extraordinarios". "Esto ya se hizo en otro contexto y con un componente más bien político con los Pactos de la Moncloa", subrayó Quintás, quien resaltó que "para que no haya generaciones perdidas es necesario que se pongan de acuerdo las fuerzas políticas y los agentes".

"O hacen esto o no están a la altura de las circunstancias, y sería conveniente unas elecciones generales que le confirieran a un gobierno la capacidad de actuación que necesita este país para liderarlo en la salida de esta situación", subrayó Quintás.

Por otro lado, el presidente de la CECA resaltó que las entidades también deben hacer una esfuerzo para contribuir a la reactivación de la economía y del crédito, por lo que sería necesario que cambie el nivel de riesgo que supone para las entidades financieras la función crediticia o que comiencen a vislumbrase mejores expectativas.

No obstante, Quintás también señaló que cuando una situación es tan grave como la de la economía española, "es muy difícil criticar una medida paliativa" y las críticas deben ir hacia qué otro tipo de medidas son necesarias.

En un análisis previo, Quintás ya indicó que la confederación que preside espera que la morosidad de las cajas no llegue al 7% durante este año.

No al control autonòmico de las cajas

En otro orden de cosas, Quintás afirmó este miércoles que  "es poco recomendable" para España que un problema como la reestructuración de las cajas se plantee con una óptica regional y que sería incluso "impensable hacerlo con óptica estatal".

"Algunos procesos de adaptación de las cajas se han truncado por la oposición de los gobiernos regionales", añadió Quintás, quien no quiso concretar el número de entidades que quedarán al final del proceso de reordenación aunque sí vaticinó que el sector cambiará del mismo modo que cambiará el modelo productivo del país.

Respecto al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Quintás señaló que, a su juicio, es una disposición "manifiestamente mejorable" porque debería tener más flexibilidad, y que de momento ninguna entidad ha pedido formalmente dinero para fusiones pero que "están en ese proceso algunas".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad