La CECA urge más fusiones de cajas

stop

Prevén una avalancha de normas regulatorias

Sin título

30 de octubre de 2009 (17:10 CET)

La avalancha de regulaciones que se avecina tras la crisis, exigirá a las entidades una mayor fortaleza financiera, según el director general de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), José Antonio Olavarrieta, que ha urgido a las entidades a avanzar en el proceso de fusión entre cajas para recapitalizarlas.

En una charla en el salón dedicado a las finanzas, Borsadiner, que se celebra en Barcelona, Olavarrieta ha destacado que la duración del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) no será "ilimitada", que el resto de países de la UE terminaron hace tiempo su reestructuración financiera y que Bruselas no va a permitir que se lleven a cabo estos procesos mucho más tiempo.

El director general de la patronal de las cajas también ha abogado por volver al negocio tradicional, aprovechar la experiencia de la crisis y reducir el "exceso de capacidad" de la red de oficinas, pese a que las cajas ya han cerrado 300 sucursales en doce meses y clausurarán más tras las fusiones.

Olavarrieta ha señalado que el Gobierno español todavía no ha puesto dinero público en el sistema financiero español, sino que además, el Tesoro Público ingresó 1.207 millones de euros con las subastas a las que acudieron algunas entidades en el peor momento de la crisis de liquidez. En todo caso ha recordado que el dinero del FROB son créditos que se devuelven con intereses.

Provisiones

Por otro lado, el directivo ha destacado que las cajas de ahorros cuentan con un volumen de provisiones que más que triplica las exigencias del Banco de España, ya que a 31 de agosto, contaban 26.400 millones de euros por unos activos dudosos por valor de 48.000 millones.

Esto supone más del triple de lo que exige el Banco de España teniendo en cuenta que en la anterior crisis los préstamos que finalmente fueron fallidos fueron el 15% de los dudosos, lo que equivale a 7.200 millones, ha argumentado.

Según Olavarrieta, "hay signos claros" de que la economía mundial está llegando al final del túnel y de que la crisis de liquidez ha terminado, pero todavía quedan cuestiones pendientes, como que afloren todas las pérdidas y se controle el endeudamiento público.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad