La clase política, resignada, asume el fin de las cajas

stop

Bruselas advierte que las cajas de ahorro que necesiten más ayudas públicas deberán presentar a la Comisión un plan de reestructuración

25 de enero de 2011 (13:33 CET)

Las reacciones políticas al anuncio de la reforma del sistema financiero no se han hecho esperar. Pocas horas después de conocerse que las cajas sólo recibirán ayuda pública si se transforman en bancos o si admiten ser nacionalizadas, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran, ha avalado este martes los planes del Gobierno español. En declaraciones a TVE, ha remarcado que "lo que no era justo es lo que proponía el gobernador del Banco de España, que era la de tratar a todas las cajas por igual".

El ministro de Fomento, José Blanco, considera, por su parte, que la reforma del sector financiero, "y en particular la de las cajas de ahorro", es la más "perentoria" de todas las que actualmente lleva a cabo el Gobierno y defendió que se realizará con "transparencia y con máxima salvaguarda de los recursos públicos". Blanco opina que las cajas de ahorros que estén "bien gestionadas" no tendrán "problemas" con las nuevas medidas anunciadas ayer por Elena Salgado.

El coordinador de Economía y Empleo del PP, Cristóbal Montoro, ha asegurado que el nuevo plan de rescate de las cajas de ahorro resulta "muy discutible", al tiempo que ha admitido que a los 'populares' no les ha gustado "nada" la forma empleada por el Gobierno para anunciar sus propuestas.

Reacciones de las CCAA

La Consellería de Facenda de la Xunta ha advertido que las nuevas exigencias marcadas por el Gobierno central al sistema financiero, con la finalidad de calmar las dudas existentes en los mercados, "debilitarán" la reputación de las cajas, y ha criticado que las condiciones de solvencia requeridas sean "superiores" a los acuerdos de Basilea III. Desde Madrid, el secretario general de los socialistas madrileños y candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad, Tomás Gómez, ha manifestado su apuesta por que "una parte del sistema financiero siga en manos públicas para amortiguar tensiones de tesorería".

Aviso de la UE

Mientras gotean las valoraciones políticas en España, quien no ha titubeado ha sido la Comisión Europea. Este martes ha avisado de que las cajas de ahorro que necesiten más ayudas públicas para cumplir con los nuevos requisitos mínimos de capital marcados por el Gobierno español deberán presentar a Bruselas un plan de reestructuración, que normalmente implica reducir su tamaño y sus actividades para garantizar su viabilidad a largo plazo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad