La CNMV alerta de la falta de liquidez de la ampliación de capital de Nueva Rumasa

stop

El organismo regulador ya paró una anterior emisión de pagarés del grupo de los Ruiz-Mateos

José María Ruiz Mateos, patriarca del grupo familiar

16 de diciembre de 2010 (20:00 CET)

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha alertado a los posibles interesados en participar en la ampliación de capital de Clesa auspiciada por Nueva Rumasa. En una nota pública, la CNMV recuerda que ante la publicidad de la empresa emisora, la ampliación de participaciones sociales en una sociedad de responsabilidad limitada hace que las acciones no sean negociables y por tanto con poca liquidez y que no son instrumentos amparados en la ley del Mercado de Valores.

Acto seguido, el organismo regulador de la bolsa española insiste ante los posibles inversores en que recaben información o asistencia especializada acerca de la operación, así como de la situación jurídica u económica financiera de la compañía antes de tomar una decisión de compra.

Nueva Rumasa ha lanzado una operación con amplia cobertura publicitaria consistente en un aumento de capital social de Clesa mediante la emisión de cuatro millones de nuevas participaciones sociales. Estas participaciones tendrían un valor unitario de 3,30 euros. Además, a los destinatarios se les ofrece la posibilidad de convertirse en socios mediante la suscripción de por lo menos 3.300 euros.

Restricciones de transmisión

La Comisión recuerda que valores como los que emitirá Nueva Rumasa no son negociables y que su cobertura legal hace que tengan “restricciones que afectan a su régimen de transmisión y dificultan las posibilidades de liquidez del socio”.

Además, remarca que no se trata de una Oferta Pública de Venta de acciones. Por tanto, no se puede exigir a la sociedad elementos claves en estas operaciones como son la publicación de un folleto informativo previamente verificado por la CNMV o la comercialización a través de intermediarios financieros sujetos a la supervisión del organismo público.

“Mantener los puestos de trabajo”

La ampliación objeto de aviso por parte de la CNMV está proyectada para ingresar en las arcas de la sociedad unos 13,2 millones de euros. El dinero serviría, según Nueva Rumasa, para la “expansión y mantenimiento de los puestos de trabajo”.

La empresa láctea que emitirá 4 millones de participaciones a 3,3 euros, limita el mínimo a suscribir a 1.000 euros. En todo caso, si no se cubre la totalidad de las participaciones, la sociedad ejecutará igualmente la ampliación de capital.

Según Nueva Rumasa, desde que adquirió la empresa Clesa en 2007 ésta ha tenido un crecimiento acumulado del 31% y afirma también que su facturación de este año es de 2.590 millones.

Esta no es la primera ocasión que Nueva Rumasa es objeto de una comunicación de cautela por parte de la CNMV. En marzo de 2009, Nueva Rumasa anunció a bombo y plantillo una emisión de pagarés a un interés del 8%. Inicialmente, los anuncios indicaban que la emisión estaba autorizada por la CNMV. Pero no lo estaba. Nueva Rumasa no es una empresa cotizada y tampoco emite participaciones, por lo que no está en bolsa ni tiene la obligación de comunicar sus actuaciones a la CNMV. Inicialmente, la sociedad de los Ruiz-Mateos envió la información a la CNMV y sin esperar respuesta dio la operación como autorizada. Tras el aviso de la CNMV, Nueva Rumasa retiró la emisión de pagarés.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad