La CNMV enviará agentes de incógnito para vigilar a la banca

stop

El regulador pondrá en marcha medidas de control para evitar casos como el de las preferentes

Elvira Rodríguez, nueva presidencia de la CNMV

12 de marzo de 2014 (18:18 CET)

La comercialización masiva de productos financieros complejos, como las participaciones preferentes y subordinadas, han servido de incentivo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores para atar en corto a la banca y lanzar una serie de iniciativas que intensifican el control sobre las entidades financieras. El regulador prevé iniciar los trabajos para poner en marcha este año la técnica del mystery shopping.

Consiste en enviar a agentes que, sin previo aviso, visitarán las oficinas de las entidades bancarias con la intención de detectar posibles incumplimientos en normas de conducta. El objetivo de esta iniciativa es doble: supervisar cómo se produce realmente la transmisión de información al cliente, especialmente la información verbal, y comprobar el grado de conocimiento de los productos ofrecidos por parte del personal de la red comercial de las entidades. La aplicación de esta medida estará condicionada a la aprobación de la reforma de la Ley del Mercado de Valores.

La función del controlador

El mystery shopper es una figura que ya funciona en Holanda, Bélgica y Francia. Según explicó la presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez, será un controlador, pero no se identificará como tal, sino como un interesado más que se acerca a la entidad. Su función será “tomar nota de cómo le ofrecen el producto, del conocimiento del vendedor y de la información que le aporta”, explicó.

Esta medida, recogida en el plan de actividades del regulador para 2014, forma parte de “la política de supervisión temprana”, explicó Rodríguez, que no oculta la relación entre la iniciativa y el drama de las preferentes que atrapó a miles de usuarios. Al respecto, apuntó que la CNMV presta ya "especial atención" a la venta de productos complejos, tanto de entidades españolas como de entidades extranjeras, para adelantarse a un hipotético problema.

Control sobre las remuneraciones


En el mismo contexto se enmarca otra de las medidas que prevé implementar el supervisor y que atañe a la remuneración del personal de la red comercial de los bancos. Se revisarán los controles internos establecidos por las entidades y, más específicamente, que los sistemas de remuneración de ventas no generen riesgos potenciales de ventas inadecuadas. Parece aludir en este punto a los incentivos por colocar productos complejos a los clientes.

Junto a ello, se analizará la posibilidad de desarrollar, en colaboración con el sector financiero, un sistema de clasificación que permita conocer "de una manera sencilla" el nivel de riesgo de un producto financiero y su complejidad. El fin de esta medida será facilitar a los inversores sus decisiones de inversión y hacer más sencilla la comparativa entre diversos productos. Rodríguez ha matizado que la CNMV no puede prohibir ningún producto, pero sí controlar que cumple las normas de transparencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad