La conferencia y su contexto

11 de mayo de 2009 (14:09 CET)

En la nota enviada por el Centre de Recerca Matemática para rebatir la tesis de Xavier Sala Martín, los firmantes dicen “queremos creer que se trata de afirmaciones sacadas de su contexto, porque no entendemos como una personalidad como el Dr. Sala Martín pueda lanzar mensajes tan erróneos y corporativistas”.

Quien firma estas líneas asistió a la conferencia de Xavier Sala Martín, que tuvo lugar en el campus de la Ciutadella de la Universitat Pompeu Fabra. Creo que fui el único periodista presente en la charla, que duró cerca de dos horas, por lo que resumirla toda sería imposible. Organizada por el sindicato estudiantil FNEC, la intrvención de Sala Martín estuvo dividida en dos partes: la primera analizó las causas y la evolución de la crisis en los Estados Unidos y la segunda las particularidades de la crisis española.

En un momento determinado, Sala Martín, empezó a desgranar las causas que habían generado la crisis financiera en Estados Unidos, la también conocida como crisis subprime. Había varias, algunas de las cuales el economista ya las había mencionado y analizado en sus diferentes intervenciones y artículos en los medios, como por ejemplo, el exceso de regulación por parte de las administraciones públicas.

Así pues, como periodista, intenté destacar aquello que me pareció más novedoso de la intervención de Xavier Sala Martín. Y, efectivamente, una de las causas que el economista enumeró, y que más me llamó la atención, fue el hecho de que las entidades financieras “echaron a los economistas y contrataron a matemáticos” para conseguir que los nuevos productos financieros que querían lanzar al mercado, basado en hipotecas subprime, consiguieran la máxima calificación.

Y, según Sala Martín, los matemáticos hicieron su trabajo, elaborando fórmulas tan complejas que nadie las entendió. Al final de la noticia publicada el 30 de abril, ya se resalta que Sala Martín afirmó que nadie entendió esas fórmulas, pero que todos callaron para no parecer tontos. Eso hizo que todos las dieran por buenas, agencias de calificación incluidas. Pero, después, Sala Martín concluyó que estas fórmulas eran tan difíciles “que un año después aún no sabemos lo que ha costado”.

Nada más lejos de mi intención que sacar afirmaciones de contexto, y menos aún si estas pueden molestar u ofender a una persona o a un colectivo profesional. En este caso, me limité a destacar una explicación de una persona (Xavier Sala Martín) conocida por sus siempre heterodoxas opiniones, que, por otra parte, defiende de manera vehemente a capa y espada en cualquier medio y formato.

Recoger todo lo que explicó Sala Martín a los más de 200 estudiantes que se agolpaban en el aula es materialmente imposible.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad