La Corporación Alimentaria Guissona abre más tiendas en medio de la crisis

09 de mayo de 2009 (13:10 CET)

En medio del contexto de crisis, la principal agroindustria de Lleida, la Corporación Alimentaria Guissona (CAG), sigue creciendo a buen ritmo amparada en su estrategia de diversificación progresiva de su actividad económica y productos que ofrece en el mercado. Las bases para la expansión de la empresa también pasan por la evolución positiva de las ventas de productos cárnicos y de alimentación, un sector de consumo básico que puede verse menos afectado por la crisis.

La CAG no sólo produce, sino que también comercializa una amplia gama de alimentos a través de sus tiendas bonÁrea, pero también por medio de otros canales de distribución. De hecho, la corporación ya ha anunciado que este año proyecta abrir 20 establecimientos más de la cadena.

Resultados que se consolidan

Los últimos resultados económicos confirman la solidez del grupo, que durante 2008 facturó 1.156 millones de euros, un 18% más que el año anterior, y obtuvo un beneficio neto de 38 millones, un 7% más. La junta de accionistas celebrada esta semana ha aprobado destinar a dividendos la cantidad de 8,65 millones de euros, por lo que la retribución que recibirán los accionistas será de 120 euros por acción, el 9% más que en el último ejercicio.

La Corporación lleva a cabo el ciclo productivo completo de sus productos cárnicos (producción ganadera, transformación cárnica y venta directa hasta el consumidor final), uno de los factores que explica los éxitos de la sociedad.

En medio de la crisis, la Corporación Alimentaria Guissona, prevé invertir este año 40 millones de euros en mejorar sus instalaciones. El principal proyecto es la finalización de la tercera ampliación del complejo cárnico de La Closa, situado en Guissona (Segarra), donde se invertirá la cantidad de 25 millones. En este recinto -que entrará progresivamente en funcionamiento durante 2009- habrá almacenes dinámicos, sistemas automáticos de almacén, carga y picking, salas de elaboración de nuevos productos cocinados y líquidos, secadero para dos millones de jamones y muelles de carga para 100 camiones. En este complejo cárnico, la corporación invirtió ya el año pasado 59 millones, el 76% más que en 2007.

La CAG, que cuenta con una plantilla de casi 3.000 trabajadores, tiene previsto cerrar el año con 362 tiendas bonÀrea, distribuidas por Cataluña, Aragón, Castellón, Madrid, Guadalajara y Andorra, y 31 estaciones de servicio. Este año, prevé abrir 20 establecimientos más y tres gasolineras. La expansión del grupo alimentario ilerdense se justifica porque las ventas de las tiendas y supermercados bajo esa enseña se han incrementado el 15%, hasta los 551 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad