La cúpula de ING renuncia a sus bonus por las quejas de los clientes

stop

El consejo ejecutivo del banco holandés no recibirá las primas correspondientes al pasado ejercicio ni el aumento salarial pactado para este. La entidad tiene que devolver 5.000 millones que recibió en ayudas públicas

Jan Hommen, consejero de ING

29 de marzo de 2011 (19:36 CET)

Los miembros del consejo ejecutivo del banco holandés ING han renunciado a las primas correspondientes al pasado ejercicio y el aumento salarial pactado para el presente a raíz de las críticas recibidas por parte de los propios clientes de la entidad y de la opinión pública de holanda. El consejero delegado del grupo, Jan Hommen, ha afirmado en una carta publicada en el diario De Volkskrant que los miembros del consejo ejecutivo “no percibirán remuneración variable hasta que la entidad haya reembolsado completamente los 5.000 millones de euros en ayudas publicas que aún adeuda ING".

En la misiva Hommen reconoce que se toman “extremadamente en serio nuestras responsabilidades hacia la comunidad". En contrapunte, señala que "la remuneración [de los ejecutivos] no debería ser un elemento constante de debate público". Asimismo, destaca la reforma del sistema retributivo de la entidad, "para reflejar mejor criterios de responsabilidad, moderación y vinculación a largo plazo", tal como explican desde el banco.

"He sabido que la remuneración variable del consejo ejecutivo correspondiente a 2010 amenaza con dañar la recuperación de la confianza por parte de los clientes y de la sociedad [...] Hemos llegado a la conclusión de que malinterpretamos la señal enviada a la sociedad a pesar de que este bonus se ajusta a lo pactado por los accionistas y el Ministerio de Finanzas", añade.

El grupo financiero ING obtuvo un beneficio neto de 3.220 millones de euros en 2010, frente a las pérdidas de 935 millones del ejercicio anterior.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad