La deducción de vivienda se mantiene sólo para las rentas inferiores a 17.000 euros

stop

12 de mayo de 2009 (13:22 CET)

Otra de las medidas anunciadas por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante su discruso en el debate sobre el estado de la Nación tiene que ver con la vivienda. El jefe del ejecutivo ha anunciado que la deducción fiscal por compra de un inmueble, con una base deducible de 9.015 euros, se restringirá a las rentas inferiores a los 17.000 euros a partir de 2011.

Según indicó Zapatero, aproximadamente el 50% de los asalariados podrán seguir acogiéndose a esta deducción. Por otro lado, para rentas superiores a estos 17.000 euros, la deducción se reducirá linealmente hasta desaparecer cuando la renta declarada esté por encima de 24.000 euros anuales.

Con este calendario "el mercado se podrá reactivar durante los próximos meses para liberar el parque inmobiliario de pisos vacíos, sin vender o alquilar", ha afirmado el presidente del gobierno.

Por otra parte, Zapatero anunció también que "se mejorará la deducción por alquiler, equiparándola a la deducción por compra", de forma que "los umbrales para aplicar en el IRPF la deducción por alquiler de vivienda serán los mismos que para el pago de una hipoteca". Ahora, la deducción por alquiler es un 15%, sobre 9.015 euros, para rentas inferiores a los 12.000 euros, que se reduce progresivamente hasta los 24.000 euros. Este umbral mínimo se elevará a 17.000 euros, a partir de 2011.

Además, en favor del arrendador se mejorarán los beneficios fiscales, aumentando del 50% al 60% la deducción para las rentas generadas por el alquiler de viviendas, porcentaje que aumentará hasta el 100% cuando el inquilino tengan menos de 30 años o hasta 35 años en el caso de los contratos ya existentes.

Para Zapatero, estas medidas permitirán drenar a corto plazo "el problema del voluminoso parque de viviendas sin destino, que tapona la normalización del sector y es fuente de morosidad", un 'stock' que consideró la representación de un desarrollo "excesivo" de la construcción residencial en los últimos años.

"Con este calendario, el mercado se podrá reactivar durante los próximos meses para liberar el parque inmobiliario de pisos vacíos, sin vender o alquilar", aseguró.

Si bien, Zapatero afirmó que éste es sólo "un paso previo para la normalización del sector". Una vez llevada a cabo la absorción, Zapatero apostó por trabajar para que se den las condiciones para evitar que se genere un nuevo 'boom' inmobiliario. "La economía tiene que aprender la lección", añadió.

Con todo, Zapatero lanzó un mensaje de confianza al sector al señalar que "debe seguir teniendo un peso importante en la economía española", aunque matizó que debe ser "un peso importante, pero no desequilibrado y desequilibrante".

Así, indicó, que dadas las necesidades demográficas, la mejora del nivel de vida y la potencial demanda exterior, se precisará en el futuro de aproximadamente 300.000 ó 400.000 viviendas anuales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad