La deuda española supera una nueva prueba de fuego tras la resaca de Moody's

stop

El Tesoro Público coloca 2.000 millones de euros en letras a tres y seis meses a tipos más bajos

22 de marzo de 2011 (11:34 CET)

El Tesoro ha vuelto a cumplir su objetivo al colocar 2.050 millones en letras a tres y seis meses a tipos más bajos, según las cifras ofrecidas por el Ministerio de Economía y Hacienda.

La subasta se ha convertido así en un nuevo éxito, puesto que el Tesoro ha vuelto a colocar lo que esperaba emitir (entre 1.500 y 2.500 millones) en medio de una alta demanda que multiplica casi por seis la cifra finalmente colocada, al superar los 11.500 millones de euros.

Además, el tipo de interés marginal ha bajado tanto en las letras a tres meses como en las letras a seis meses y ha regresado, en los dos casos, a los niveles registrados en octubre de 2010.

Así, el éxito de esta emisión se suma al cosechado en las subastas de la pasada en semana, en las que el Tesoro adjudicó 9.630 millones de euros con una rentabilidad más baja.

Prueba de fuego

La subasta de hoy era una nueva prueba de fuego para la deuda española, ya que, aunque la resaca de la decisión de Moody's de rebajar la calificación a España parece haberse diluído, aún está pendiente el posible rescate de Portugal, más aún cuando el país luso logró colocar 1.000 millones de euros la pasada semana, pero con mayor rentabilidad y menor demanda.

En concreto, el Tesoro ha colocado 1.208,14 millones de euros en letras a tres meses de los 5.233,14 millones solicitados por los inversores a un tipo marginal del 0,929% frente al 1,120% registrado en la última subasta.

En letras a seis meses, el organismo dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda ha colocado 842,09 millones de los 6.445,64 millones solicitados a un tipo marginal del 1,378% frente al 1,600% de la emisión celebrada el pasado 22 de febrero.

Alta demanda

En dicha subasta del 22 de febrero, los tipos arrojaron un resultado dispar, ya que subieron en el caso de las letras a tres meses y bajaron en las letras a seis meses. Sin embargo, en ambos casos la demanda por parte de los inversores fue amplia.

Ésta es la principal preocupación del Ministerio de Economía y Hacienda, para el que éste y no la rentabilidad, es el verdadero baremo del interés que la deuda española despierta en los mercados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad