La eurozona acepta las recetas de Angela Merkel a cambio de reforzar el fondo de rescate

stop

Alemania impone sus reformas competitivas y desbloquea el pacto para flexibilizar el fondo de rescate y ampliar su capacidad financiera hasta los 750.000 millones

12 de marzo de 2011 (09:01 CET)

Los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona han acordado este sábado reforzar la capacidad financiera del fondo de rescate de 750.000 millones de euros para los países con problemas de deuda y flexibilizarlo con el objetivo de que pueda comprar bonos en el mercado primario, tal y como reclamaban España y Portugal.

No obstante, se impondrán "condiciones estrictas" a los países beneficiarios de estas actuaciones, según ha explicado el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

En la actualidad, el tramo intergubernamental del fondo de rescate (440.000 millones de euros) sólo puede prestar en la práctica 250.000 millones, ya que necesita guardar el resto como reserva para mantener su calificación crediticia. Con el acuerdo de este sábado, según el cual cada país aumentará sus garantías, se llegará efectivamente a los 440.000 millones.

Por su parte, el fondo permanente que empezará a funcionar a partir de 2013 contará con una dotación de 500.000 millones de euros más la aportación del Fondo Monetario Internacional y de los países de fuera de la eurozona.

No obstante, ni el mecanismo temporal ni el permanente podrán comprar deuda en el mercado secundario. "El Banco Central Europeo y otros bancos centrales en el mundo están interviniendo en el mercado secundario, pero nosotros no hemos contemplado la posibilidad de que el mecanismo intervenga en el mercado secundario. No había necesidad", ha alegado el presidente permanente del Consejo Europeo.

Pacto por el Euro


La canciller alemana, Ángela Merkel, ha aceptado la flexibilización del fondo de rescate tras obtener como contrapartida que todos los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona aprobaran el pacto por el Euro, que recoge ajustes económicos adicionales para evitar nuevas crisis de deuda.

El pacto obliga a los países de la eurozona a retrasar la edad de jubilación, ajustar los salarios a la productividad y también introducir límites al déficit en la Constitución o la ley, entre otras medidas.

Ahora, cada uno de los líderes deberá anunciar en la próxima cumbre del 24 y 25 de marzo, o como muy tarde en junio, qué medidas concretas contenidas en el pacto por el Euro aplicará en su país. Y deberá comprometerse a aplicar estas reformas en un plazo máximo de 12 meses.

Zapatero prepara nuevas reformas

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha escrito una carta al presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en la que acepta ajustar los salarios a la productividad y liberalizar los servicios profesionales, dos de las medidas incluidas en el pacto por el Euro.

El acuerdo contempla otras reformas que ya ha realizado España, como el retraso de la edad de jubilación o la flexibilización del mercado laboral. Otra medida prioritaria es fijar por ley o la Constitución límites al déficit.

El menú incluye además medidas para mejorar los sistemas educativos, suprimir restricciones injustificadas en el comercio o los servicios profesionales o reducir las cotizaciones sociales y compensar la reducción de ingresos aumentando el IVA.

Otras iniciativas exigidas por Merkel deben adoptarse a escala comunitaria, como la armonización de la base imponible del impuesto de sociedades -para lo cual Bruselas presentará una propuesta legislativa el 16 de marzo- o la creación de un sistema europeo de quiebra ordenada de bancos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad