La Fundación La Caixa reservará 850 millones para mantener el control de Caixabank

stop

Las fundaciones bancarias tienen cinco años para crear un fondo de reserva o tendrán que desinvertir de las entidades financieras

El presidente de Caixabank, Isidro Fainé / EFE

en Barcelona, 19 de noviembre de 2015 (22:00 CET)

La Fundación Bancaria La Caixa tendrá que crear un fondo de reserva de 850 millones de euros para mantener el control de Caixabank. Este jueves, el Banco de España ha dado el pistoletazo de salida a la nueva regulación de las fundaciones bancarias, más exigente, que las obliga a someterse al control del regulador, a diversificar sus participaciones y a dotarse de más recursos.

Después de la aprobación de la circular por parte del banco que preside Luis María Linde, las fundaciones bancarias que poseen más del 50% del capital de una entidad financiera, como es el caso de la de La Caixa, tienen cinco años para crear un fondo de reserva que les permita hacer frente a una posible disminución de los recursos propios en la entidad participada.

Las fundaciones pueden esquivar la creación si desinvierten del banco. Es decir, si dejan su participación por debajo del 50% del accionariado y pierden el control.

Recursos suficientes

La cantidad que cada fundación deberá dotar en los próximos cinco años depende de los activos ponderados por riesgo del grupo. Según fuentes financieras, en el caso de La Caixa, será de unos 850 millones de euros.

Fuentes de la Fundación Bancaria La Caixa explican que "la fundación dispone de recursos más que suficientes" para constituir el fondo de reserva. La entidad no tiene ninguna intención de desinvertir de Caixabank, donde controla el 56,8% del capital.

Una cartera muy diversificada

Sobre la otra exigencia del Banco de España, de presentar un programa de diversificación de inversiones, las mismas fuentes mantienen que no afecta a La Caixa porqué ya tiene una cartera de participadas muy diversificada. La fundación participa, a través de Criteria, en Gas Natural Fenosa, Abertis, Suez, Saba, Cellnex y Vithas, además de en Caixabank.

Después del proceso de transformación del sector financiero, con numerosas fusiones y adquisiciones y la conversión de las cajas en bancos, quedan en España una docena de fundaciones bancarias. De éstas, cinco tienen más del 50% del banco y tendrán que cumplir con las mismas exigencias que La Caixa. Son BBK, la Kutxa, Ibercaja y Unicaja, además de la entidad catalana.

Incentivar la desinversión

La normativa española sobre fundaciones bancarias, que parte de una ley de 2013 implementada por un real decreto de octubre, no esconde que el objetivo final es que las fundaciones terminen por perder peso en el accionariado de los bancos.

El decreto del Gobierno recoge que "el fondo de reserva es un mecanismo que permite mejorar la solvencia de la entidad de crédito participada y, al mismo tiempo, incentiva la desinversión en la misma".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad