La Generalitat congela su operador neutro de telecomunicaciones

stop

SE CONVIERTE EN PRUEBA PILOTO

04 de agosto de 2010 (13:18 CET)

Lo que tenía que ser un ambicioso proyecto para poner en marcha un nuevo operador de telecomunicaciones para la administración catalana, y un eventual competidor de Telefónica, ha quedado en prácticamente nada. La Generalitat dio el martes carpetazo al proyecto del denominado "operador neutro", y lo que tenía que ser útil para toda la adminstración quedará reducido a una prueba piloto en las Terres de l'Ebre.

La inversión prevista pasa de los 800 millones de euros del proyecto inicial a sólo 68 millones. Además, el gobierno catalán admite que "los resultados de este despliegue inicial determinarán cómo se desarrolla el resto del proyecto", que se hará extensivo al resto de sedes de la Generalitat y municipios de Cataluña.

Crítica velada a Castells

El proyecto del operador neutro, ahora denominado Xarxa Oberta, estaba impulsado por las consellerías de Gobernació, capitaneada por Jordi Ausás, e Innovación, Universidades y Empresa, liderada por Josep Huguet, ambos de ERC. Huguet aseguró que no hubo ningún debate en el Consell Executiu y afirmó que "en todo caso hubiera sido un debate entre el conseller de Gobernación y el de Economía", con lo que ha culpó implícitamente al departamento encabezado por Castells del recorte del proyecto.

En todo caso, Huguet rehuyó cualquier polémica asegurando que "la situación presupuestaria ha hecho alcanzar este acuerdo salomónico".

Dicho acuerdo se encuentra muy lejos de las pretensiones que ERC defendía, incluso desde sus más altas instancias. El partido pretendía que una empresa privada gestionara el operador neutro con una concesión de 20 años y que la Generalitat mantuviera la titularidad de la red de fibra. A este operador, se le ofrecía la posibilidad de competir con Telefónica en aquellas zonas en que la operadora fuera la única alternativa.

Huguet relativizó el recorte matizando que lo único que supone el cambio es "que la velocidad del despliegue será más lenta y que se comenzará por un área concreta".

Prueba piloto en 96 ayuntamientos


La Generalitat define en su nota la aprobación del operador neutro en las Terres de l'Ebre como "nuevo impulso a la Xarxa Oberta" y especifica que se centrará en desplegar infraestructura en todas las sedes de la administración catalana y los municipios ubicados en las Tierras del Ebro.

Esto afectará a un total de 696 edificios y conectará a los 96 ayuntamientos de esta zona del sur de Tarragona, según el plan aprobado hoy, cuyo presupuesto plurianual deberá llevarse al Consell Executiu después de las vacaciones, el próximo 31 de agosto.

El Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) seleccionará la oferta más ventajosa económicamente para llevar a cabo el despliegue. Fue precisamente el CTTI el que paró el proyecto al negarse el consejo de administración el pasado mes de junio a redactar el pliego de condiciones del concurso que debía redactarse tras el diálogo competitivo que se había abierto con empresas como Mediapro, Abertis y Telefónica para gestionar el proyecto en régimen de concesión.

Desde el punto de vista empresarial, esta decisión supone una victoria de Telefónica, que siempre había sido reticente a este proyecto y temía que pudiera ser imitado en otras CCAA.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad